Alimentos ricos en vitamina E, el secreto para vivir más y mejor

La ingesta de alimentos ricos en vitamina E retrasa el envejecimiento de nuestras células y tejidos, así como de nuestros órganos vitales. En la actualidad la principal fuente de esta vitamina se obtiene de forma natural, dentro de una alimentación variada en la cual destaca el consumo de aceite de oliva virgen extra, de pescado, sobre todo, los azules, verduras en cantidades abundantes, frutos secos, huevos o cereales integrales. Es importante consumir vitamina E para prevenir la aparición de enfermedades crónicas asociadas al envejecimiento como son las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, el cáncer y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

aceite de oliva , alimentos , vitamina E

Autor: Alfonso Jódar

Fuente: Fundación Descubre


Córdoba |
09 de enero de 2019

En los últimos años se ha producido un aumento lineal de la esperanza de vida en los países industrializados. Así, las predicciones de la Organización Mundial de la Salud indican que cada década aumenta la expectativa de vida en torno a 2 años, lo que permitirá que en las próximas décadas no sea raro que un alto porcentaje de la población alcance más de 100 años de vida. En la actualidad, España, junto a Japón, es uno de los países más longevos. Sin embargo, a pesar que cada vez se vive más y se retrasa la edad de morir, el momento cronológico de enfermar no ha cambiado, es decir que nos ponemos enfermos a la misma edad. A consecuencia de ello cada vez hay más población envejecida, con lo que ello implica, incluido un fracaso de los sistemas de prevención y un mayor coste del sistema sanitario para atender a los ancianos enfermos.

El aceite de oliva virgen extra es un alimento rico en vitamina E.

En este sentido en la última década ha crecido el interés en estudiar el papel de la nutrición como elemento clave modulador de aquellos procesos que están íntimamente relacionados con el proceso de envejecer, como son la inflamación, el estrés oxidativo, el sistema inmune, etc, y que provocan la senescencia de nuestras células y tejidos, así como de nuestros órganos vitales. Con el fin de profundizar en este problema, el grupo de investigación Nutrigenómica y Síndrome Metabólico del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC) y del CIBER OBN ha demostrado que el consumo de vitamina E dentro de un modelo de dieta equilibrada y en cantidades suficientes, como es la ingesta diaria de tres o cuatro cucharadas soperas de aceite de oliva virgen, el consumo de pescado, principalmente los azules, verduras, los frutos secos, los huevos y los cereales integrales, van a permitir retrasar el envejecimiento de nuestras células.

Este trabajo ha sido coordinado por el doctor Pablo Pérez Martínez, catedrático de Medicina de la Universidad de Córdoba y especialista en Medicina Interna en el Hospital Universitario Reina Sofía y se enmarca en el proyecto “Desarrollo de una plataforma tecnológica que permita evaluar el grado de envejecimiento y establecer una pauta de tratamiento personalizado según el perfil clínico, biológico y genético del paciente”. Dicho proyecto ha sido financiado por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, el Instituto de Salud Carlos III, y surge a raíz de que en los últimos años ha crecido el interés en estudiar el papel del estilo de vida y la alimentación como moduladores del envejecimiento.

Tal y como señala el doctor Pablo Pérez a la Fundación Descubre uno de los mecanismos primordiales de dicho envejecimiento es el acortamiento de los telómeros, estructuras situadas en los extremos finales de los cromosomas que los protegen de su degradación y que van acortándose de manera natural con la edad, cada vez que nuestras células se dividen. En este contexto la ingesta de alimentos ricos en vitamina E retrasa el envejecimiento de nuestras de nuestras células y tejidos, así como de nuestros órganos vitales.

La nutricionista e investigadora Andreea Corina, indica que querían ver qué componentes de las dietas pueden tener un mayor impacto sobre esta parte del ADN que es tan importante a la hora de marcar el ritmo de envejecimiento.

La nutricionista Andreea Corina trabajando en el laboratorio.

En la población analizada, que incluye a 1.002 pacientes del estudio CORDIOPREV, se ha comprobado el patrón de alimentación, mediante cuestionarios de frecuencia de consumo de alimentos, y se ha calculado la ingesta de varios nutrientes, vitaminas y minerales. A continuación y a partir de muestras de sangre, se ha extraído el material genético de todos los pacientes y, se ha determinado la longitud de los telómeros y ciertos marcadores del estrés oxidativo.

Con toda esta información, se ha establecido en dicha población cuál es el patrón de consumo óptimo de vitamina E identificando si está por encima o debajo de la normalidad, atendiendo a las recomendaciones que hacen las diferentes sociedades científicas. “Así hemos observado que conforme crece el consumo de vitamina E diaria, aumenta la longitud de los telómeros, lo cual va a favorecer que nuestro material genético se degrade de forma más lenta y por ende se retrase nuestro envejecimiento” comenta el investigador.

La investigación se recoge en el artículo ‘Low intake of vitamin E accelerates cellular aging in patients with established cardiovascular disease: The CORDIOPREV study’, publicado en la revista The Journals of Gerontology.

Recomendaciones

A raíz de los datos que ha obtenido el equipo del IMIBIC, el doctor Pablo Pérez resalta que es importante consumir vitamina E dentro de una alimentación variada junto con alimentos ricos en otras vitaminas y antioxidantes, para prevenir la aparición de enfermedades crónicas asociadas al envejecimiento, como son las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, el cáncer y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. Además señala que el patrón de alimentación saludable se debe de acompañar de la realización de ejercicio físico diario, adaptado a la capacidad de cada persona, respetar las horas de sueño, minimizar las situaciones de estrés, y abandonar el hábito tabáquico.

Andreea Corina explica el proceso que sucede en las personas conforme van pasando los años: “Cuando envejecemos se producen otros cambios dentro de la célula que es el estrés oxidativo, una serie de marcadores que circulan dentro del torrente sanguíneo y que pueden provocar daños en muchas otras células y órganos, generando un mayor deterioro”. La nutricionista añade que la longitud de los telómeros revela la edad celular, la que tiene el organismo por dentro. Cuanto más cortos sean, más envejecidos estamos y a esto se suma el perjuicio que genera el estrés oxidativo.

El hecho de no consumir las cantidades mínimas recomendadas de vitamina E generaría un funcionamiento anormal de la célula y un envejecimiento acelerado. Por lo tanto, Andreea Corina estima que seguir las recomendaciones basadas en la dieta mediterránea de tomar entre 3 o 4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra al día es una información muy sencilla que puede llegar fácilmente a la población en general y hacer que se viva más y mejor. Hasta ahora, este beneficio se conocía, y este estudio consolida esta información aportando una base científica, al saber cómo influye en el organismo, cómo actúa y a qué nivel o qué papel juega.

Los doctores Pablo Pérez (izquierda) y José López Miranda, integrantes del equipo que ha participado en la investigación.

Los resultados de este estudio demuestran que más de un 30% de la población analizada no alcanza los valores recomendados de vitamina E. A su vez, otra investigación dentro del estudio científico ANIBES sobre encuestas de alimentación y nutrición, publicada en 2017, eleva la cifra, en este caso de la población total española, en un 80%.

Para Pablo Pérez es importante que todos los profesionales que están relacionados con la salud, se sensibilicen de que la nutrición es una herramienta potentísima para prevenir las enfermedades crónicas, por lo que es fundamental, dedicar tiempo a educar al paciente y sus familiares. En la misma línea señala la importancia de instaurar programas para educar a la población infantil. “Cuando un niño aprende a alimentarse de forma saludable lo va a mantener durante toda su vida”, sostiene el responsable del proyecto.

Este estudio, que ha durado tres años y ya está finalizado, se enmarca en el proyecto CORDIOPREV, que tiene por objeto determinar si dos modelos de dieta saludables son capaces de tener un efecto ‘curativo’ sobre enfermos del corazón. Es importante destacar que supone un importante avance en el conocimiento de la importancia del estilo de vida en la prevención cardiovascular. El doctor Pérez indica que esta investigación compleja y ambiciosa, va a permitir dar respuesta a este problema de salud, es la primera de estas características que se realiza en el mundo.

El proyecto CORDIOPREV, liderado por los doctores Francisco Pérez Jiménez y José López Miranda, está financiado por instituciones públicas y privadas como el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, las consejerías de Salud, la de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, así como la de Conocimiento, Investigación y Universidad de la Junta de Andalucía; las diputaciones provinciales de Córdoba y Jaén, el Instituto de Salud Carlos III, a través del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN) y las fundaciones Patrimonio Comunal Olivarero, Centro Tecnológico del Olivar y del Aceite (Citoliva), Centro de Excelencia en Investigación Sobre Aceite de Oliva y Salud (CEAS) y Fondos FEDER.

Referencias:

Andreea Corina, Oriol Alberto Rangel-Zúñiga, Rosa Jiménez-Lucena, Juan Francisco Alcalá-Díaz, Gracia Quintana-Navarro, Elena María Yubero-Serrano, Javier López-Moreno, Javier Delgado-Lista, Francisco Tinahones, José María Ordovás, José López-Miranda, Pablo Pérez-Martínez: ‘Low intake of vitamin E accelerates cellular aging in patients with established cardiovascular disease: The CORDIOPREV study’. The Journals of Gerontology. 2018.


Te interesa

16 Abr 2013
Analizan los componentes del aceite de oliva virgen con efectos beneficiosos para prevenir el cáncer

El grupo de investigación de la Universidad de Jaén Inmunobiología Tumoral analiza los componentes del aceite de oliva virgen que tienen efectos preventivos contra el cáncer. Este proyecto se enmarca dentro del Campus de Excelencia Agroalimentario l director del equipo, José Juan Gaforio, explica que “en la composición de los aceites de oliva vírgenes hay dos partes, la lipídica, que es la grasa y ocupa un 98%, y el 2% restante que está formado por una serie de componentes que concentran efectos beneficiosos para la salud muy significativos, y que además son los responsables del sabor y el olor del aceite”.

27 Nov 2013
Analizan las propiedades beneficiosas de cuatro compuestos del aceite de oliva virgen en una publicación

El estudio refleja las propiedades saludables de éstos contra enfermedades cardiovasculares o cáncer, y ha sido publicado en la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry.

16 Mar 2015
Aceites de oliva vírgenes para ayudar al ‘ejército’ del organismo a combatir la inflamación asociada al cáncer

Un estudio de la Universidad de Jaén analiza por primera vez los efectos beneficiosos del ácido maslínico en las células del sistema inmune denominadas macrófagos, implicados en la respuesta inflamatoria que se produce en algunos tipos de cáncer.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando la navegación aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar