MEPI, el nuevo medidor de contaminación de los puertos deportivos

Un grupo interdisciplinar de científicos españoles, que reúne biólogos y químicos de la Universidad de Sevilla, la de Huelva y la Autónoma de Madrid y del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía del CSIC en Cádiz, han estudiado con detalle los sedimentos de los puertos deportivos de Andalucía y ha propuesto un nuevo índice, el MEPI (Marinas Environmental Pollution Index) para cuantificar su grado de contaminación.


Cádiz, Huelva, Sevilla |
24 de marzo de 2021

Un grupo interdisciplinar de científicos españoles, que reúne biólogos y químicos de la Universidad de Sevilla, la de Huelva y la Autónoma de Madrid y del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía del CSIC en Cádiz, acaban de publicar los resultados de sus pioneras investigaciones centradas en el estudio de la gestión de puertos deportivos. El grupo de científicos, liderados por el catedrático de la US José Manuel Guerra García, ha estudiado con detalle los sedimentos de los puertos deportivos de Andalucía y ha propuesto un nuevo índice, el MEPI (Marinas Environmental Pollution Index) para cuantificar el grado de contaminación de estos puertos.

Alejandro Fernández-Romero, uno de los coautores del estudio, recolectando muestras en un puerto.

El número de puertos deportivos (marinas) se ha incrementado mucho durante los últimos años, tanto en España como en otros países mediterráneos y del resto del mundo. Se trata de ecosistemas muy modificados que tienen gran impacto sobre la biota marina. Por una parte modifican el hidrodinamismo de la zona, siendo ecosistemas más embolsados que tienden a concentrar los contaminantes (metales pesados, hidrocarburos, etc). Además, los barcos recreativos favorecen el transporte de especies invasoras que viajan de unas zonas a otras pegadas en los cascos de las embarcaciones.

“Es fundamental la regulación de estos puertos deportivos. Para ello, las administraciones necesitan que los científicos aportemos herramientas que les permitan gestionar estos ecosistemas de la mejor manera posible. Lo ideal es que intentemos construir puertos cada vez más sostenibles ambientalmente, y que, de alguna forma, se establezcan unos niveles de calidad ecológica mínimos que permitan discriminar aquellas marinas que se preocupan por controlar las condiciones ambientales para que sus aguas y sedimentos tengan mayor calidad de aquellas que no lo hacen”, explica el profesor Guerra.

En concreto, el índice MEPI se basa en parámetros como los hidrocarburos, metales pesados, coliformes fecales, nitrógeno, fósforo, azufre y biocidas como el Irgarol, que se utilizan como base en la fabricación de las pinturas antifouling usadas para evitar que se adhieran organismos a las embarcaciones de recreo. El índice MEPI ha sido elaborado utilizando recomendaciones de calidad de sedimento, tanto nacionales como internacionales, y valores de referencia e intervalos propuestos por las legislaciones de distintos países de todo el mundo. Junto con el nuevo índice, los autores han aplicado un método sencillo y completo de análisis ecológico para establecer la calidad de un puerto de una forma global e integrada, teniendo en cuenta tanto parámetros químicos como biológicos. Para ello han utilizado en sus modelos no sólo el MEPI, sino también valores de diversidad de organismos que viven en los sedimentos,  índices bióticos que miden la calidad de esos fondos en base a esos organismos, e índices de contaminación biótica basados en el número y abundancia de especies invasoras. Así, se han estudiado comunidades de organismos del fondo, tanto de la macrofauna (los que son mayores de 0.5 mm e incluyen crustáceos, moluscos, gusanos anélidos y equinodermos fundamentalmente) como de la meiofauna (menores de 0.5 mm, fundamentalmente copépodos y nematodos).

“Estos pequeños animales que viven en los puertos son los mejores ‘chivatos’ de la calidad de esos puertos y por tanto el papel de los biólogos es crucial para entender el funcionamiento de estos ecosistemas. Según las especies que encontremos podemos saber si un puerto está más o menos contaminado”, añade este investigador.

El enfoque innovador del estudio ha permitido integrar tanto parámetros ambientales, donde el papel de los químicos ha sido clave, como parámetros biológicos en un modelo global. Según todos los indicadores utilizados, los investigadores han propuesto un sistema de puntuación total (basada en la suma de la puntuación parcial para cada uno de los parámetros) que permite establecer el status de calidad ecológica del puerto de acuerdo a una escala de fácil interpretación para las administraciones y acorde con las directivas europeas de calidad del agua. Según esta, se establecen niveles de calidad para cada puerto deportivo que se identifican con distintos colores, que van del rojo (muy mala calidad) hasta el azul (calidad excelente).

Gracias a este excelente trabajo, en el que participó también el investigador Alejandro Fernández-Romero, basado en el estudio de los puertos deportivos del litoral andaluz, están ya disponibles herramientas sencillas e integradoras de evaluación de la calidad ambiental para ser aplicadas en cualquier puerto deportivo del mundo. De esta forma, la información proporcionada puede ser muy relevante para, por ejemplo, otorgar distinciones, como la bandera azul, a determinadas marinas que cumplan los requisitos de calidad ambiental. En esta misma dirección, el Dr. Guerra realizó varios estudios durante su tesis doctoral con los que demostró que la creación de túneles o canales hidrodinámicos en los puertos, o diseños de puertos con doble entrada, como el del puerto de Ceuta, permiten mayor renovación del agua, incrementan los niveles de oxígeno y favorecen valores más altos de diversidad biológica.

“Hay que intentar lograr diseños ‘ecosostenibles’ que permitan minimizar el impacto negativo que conlleva la creación o remodelación de un puerto. En este sentido, tanto biólogos como químicos tienen mucho que aportar a los ingenieros para que tengan en cuenta los diseños más ecológicos y menos perjudiciales para la flora y fauna marinas en las obras de infraestructuras costeras”, concluye José Manuel Guerra.

Referencias bibliográficas: Guerra-García, J. M., Navarro-Barranco, C., Martínez-Laiz, G., Moreira, J., Giráldez, I., Morales, E., Fernández-Romero, A., Florido, M.  & Ros, M. (2021). Assessing environmental pollution levels in marinas. Science of The Total Environment, 762: 144169.

Guerra-García, J. M., Navarro-Barranco, C., Ros, M., Sedano, F., Espinar, R., Fernández-Romero, A., Martínez-Laiz, G., Cuesta, J.A.,  Giráldez, I., Morales, E., Florido, M. &  Moreira, J. (2021). Ecological quality assessment of marinas: an integrative approach cominging biological and environmental data. Journal of Environmental Management, 286: 112237


Últimas publicaciones

Huelva | 13 May 2021
Bioconstrucciones en el laboratorio natural del entorno del río Tinto, un ‘espejo’ de futuras exploraciones en Marte

Desde hace décadas, la cuenca minera de Huelva es una maqueta terrestre a escala real de posibles hallazgos de vida en el planeta rojo. Un ejemplo es el estudio de investigadores de la Universidad de Huelva, que han caracterizado estas bioestructuras ricas en hierro en el río Tintillo, afluente del Odiel, una de las pocas zonas del planeta donde se pueden localizar dispuestas en forma escalonada. Su aplicación en la astrobiología sirve para obtener escenarios potencialmente comunes que ayuden en la descripción y estudio de nuevos descubrimientos en otros planetas.

España | 13 May 2021
Mascarillas en las playas y en el campo: motivos para imponer (o no) su uso

¿Es bueno llevar la mascarilla en todos los lugares y en todos los momentos? Dos expertos en enfermería de urgencias y laboral afirman que no hay una respuesta universal y ante ello, será bueno si es necesario llevarla, y será malo –o incluso contraproducente– cuando resulte innecesario su uso. Es necesaria para todos los paseos, para la realización de ejercicio y cualquier actividad excepto para las incompatibles con su uso, como bañarse o comer. En definitiva, no podemos quitárnosla para mojarnos los pies en la orilla.

España | 13 May 2021
¿Funcionan las vacunas con las variantes del SARS-CoV-2?

Los pacientes infectados por SARS-Cov-2 parecen estar protegidos durante un mínimo de ocho meses frente a una nueva infección. Sin embargo, tanto en Brasil como en Sudáfrica se ha descrito una protección inferior. Esto está probablemente ligado a la aparición de variantes virales con alta prevalencia en esos países (P1 y B.1.351, respectivamente). Según el catedrático en inmunología de la Universidad de Murcia Pedro Aparicio Alonso, las dos variantes mencionadas forman parte de las denominadas VOC, variantes de preocupación, con mutaciones en regiones de la proteína de la envoltura viral conocida como “espícula” y pueden dejar de ser reconocidas por anticuerpos neutralizantes generados tras la administración de vacunas o durante una infección previa.