Revista iDescubre

“Investigamos para reducir la sensación de ‘apetito’ como tratamiento para personas obesas”

Cristina Torres (Sevilla, 1984) se licenció en Biología por la Universidad de Sevilla y realizó su tesis doctoral en el Instituto de la Grasa del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), donde analizó las propiedades beneficiosas de las proteínas vegetales. La doctora Torres, apasionada por el cine y los viajes, desarrolla actualmente su investigación en la Universidad de Cork (Irlanda) estudiando las propiedades que tienen algunos microorganismos, denominados probióticos, para reducir la sensación de 'apetito' en personas afectadas por obesidad o sobrepeso y emplearse, de este modo, como posible tratamiento para esta enfermedad considerada hoy día por los expertos como una pandemia a nivel mundial

Destacados


20 de abril de 2015

– ¿Por qué Irlanda?

Cuando terminé mi tesis (2012) en el Instituto de la Grasa (Sevilla), comencé a buscar nuevas alternativas en el extranjero hasta encontrar trabajo en una de las instituciones más prestigiosas del mundo como es el Alimentary Pharmabiotic Centre de la Universidad de Cork, en Irlanda.

– ¿Cuál es tu función allí?

Trabajo como investigadora postdoctoral de un proyecto financiado por una empresa de productos lácteos. Asimismo, superviso estudiantes y he colaborado, por necesidades del centro, como lab manager (coordinadora de laboratorio).

– ¿Qué investigación estás desarrollando ahora?

Consiste en la identificación de nuevos microorganismos, llamados probióticos, con capacidad para regular el apetito como tratamiento para la obesidad y enfermedades relacionadas con ésta como puede ser, por ejemplo, la diabetes.

Imagen de Cristina Torres en el laboratorio.

Imagen de Cristina Torres en el laboratorio.

¿Cuál es el objetivo principal?

Una de las metas principales de la investigación es frenar esta epidemia causada, principalmente, por el estilo de vida occidental (bajos niveles de actividad física, mala alimentación, consumo de tabaco o alcohol, etc.).

– Acabas de presentar (14/04/2015) nuevos resultados en la conferencia internacional Pharma-Nutrition celebrada en Filadelfia (Estados Unidos). ¿De qué avances se trata?

Describen la capacidad de determinados probióticos para modular el ‘apetito’ de forma que la idea es  disminuir la sensación de hambre a horas inadecuadas. De este modo, hemos demostrado que algunas especies de bacterias como Lactobacillus y Bifidobacterium, son capaces de inhibir o suprimir esta actividad.

– ¿Dónde podemos encontrar estas bacterias o aliados contra el ‘picoteo’?

En la flora intestinal de las personas sanas. Estas bacterias son las encargadas, junto a otras especies, de digerir la fibra alimenticia que no se asume durante la digestión. Ya trabajamos para confirmar estos avances y desarrollar, posteriormente, experimentos con animales para validar estos resultados in vivo.

Cristina Torres, junto a su equipo de trabajo, en los Acantilados de Moher (Irlanda).

Cristina Torres, junto a su equipo de trabajo, en los Acantilados de Moher (Irlanda).

– ¿Qué diferencias encuentras entre investigar en Irlanda en comparación con España?

En Irlanda, a nivel general, se invierte mucho en investigación y esto se refleja en los laboratorios. Es decir, a la hora de pedir cualquier tipo de material para tu proyecto, en la mayoría de los casos, facilitan los recursos necesarios para satisfacer esas necesidades. Es precisamente disponer de este tipo de recursos en corto espacio de tiempo donde encuentro una de las mayores diferencias.

– ¿Cómo es tu día a día trabajando como investigadora?

Es un poco ‘estresante’. Trabajamos a destajo. También muchas horas. En mi caso tengo los fines de semana libre ya que, de momento, no investigo con animales. No obstante,existen otras responsabilidades o exigencias ya que el proyecto está financiado por una empresa y hay que presentar los resultados a tiempo, aunque reconozco que igualmente son bastante flexibles.

– ¿Cuáles son los principales desafíos a los que te enfrentaste o enfrentas?

El idioma. No hablar inglés en profundidad es algo que te puede limitar en el trabajo, por ejemplo, en reuniones semanales, exposición de resultados al grupo, llamadas telefónicas, etc. Después de varios meses lo superé. Además, otro reto importante es vivir lejos de los tuyos. Es algo a lo que nunca te acostumbras, de hecho, he tenido momentos en los que he pensado hacer las maletas y volverme, volver a estar cerca de mi familia y amigos, del sol, de las tapas y recuperar también los paseos por las calles del centro de Sevilla que tanto echo de menos.

– ¿Cómo los superaste?

Supongo que aún lo estoy superando, con el apoyo de la gente maravillosa que aquí también me rodea y especialmente el de mi pareja, a la que conocí gracias a esta experiencia.

Cristina Torres en Cork (Irlanda).

Cristina Torres en Cork (Irlanda).

– ¿Qué te gusta más de trabajar en un país como Irlanda?

Es una experiencia multicultural. Es fantástico percibir que estás rodeada de personas de muchas nacionalidades. Asimismo, estoy muy satisfecha con mi puesto de trabajo, ya que se adecua a mi formación y expectativas.

– ¿Cómo es la cultura irlandesa?

Son los ‘andaluces’ del norte de Europa. Es decir, más simpáticos o ‘salaos’. Son muy colaborativos y amables ya que te ayudan en todo lo que pueden, incluso sin conocerte. Esto es algo muy curioso. Recuerdo un día que llovía muchísimo y estábamos esperando el transporte público (suele tardar). De repente se detiene un taxi y nos dice: “Si vais al centro podéis subir gratis porque el autobús no va a llegar”. El taxista nos llevó y no consintió que le pagáramos.

¿Y qué tal la comida?

Desde mi punto de vista, un poco desastre, incomparable a la dieta mediterránea que tenemos nosotros. Ellos comen patatas a todas horas y cocinadas de todas las maneras posibles. También son buenos con las hamburguesas. En general, no tienen la tradición de cocina que tenemos nosotros, tampoco la materia prima. No suelen comer pescado a pesar de ser una isla y adoran los dulces con mucha mantequilla. De hecho, tienen un museo dedicado a la mantequilla en el centro de Cork.

– ¿Cuál es la mejor lección que has aprendido de vivir y trabajar en Irlanda?

Principalmente para darme cuenta de que sí era capaz de trabajar lejos de casa, en otro país, cultura o idioma.

Imagen de la Universidad de Cork (Irlanda).

Imagen de la Universidad de Cork (Irlanda).

– ¿Recomiendas trabajar fuera?

Rotundamente sí. Es una experiencia que al menos una vez en la vida todos deberíamos vivir. Abres la mente, te enriqueces culturalmente y aprendes muchas cosas de ti mismo que no sabías.

– ¿Cuáles son tus perspectivas de futuro?

Sinceramente me gustaría volver a España, aunque ahora probablemente es muy difícil y aún me queden unos años más fuera. Algo que tengo muy claro es que esté donde esté voy a seguir luchando por hacer carrera en investigación.


Últimas publicaciones

Andalucía | 13 Jul 2020
‘Detectives químicos’ del origen del oro azul

Las cosas que vemos a nuestro alrededor se diferencian entre sí por su forma, su tamaño y su color. El origen de los pigmentos que se utilizan para dar colorido puede ser natural (mineral, animal o vegetal) o de tipo sintético. De todos, el azul es el más complejo de obtener y su procedencia, en ocasiones, suscita dudas.

21 May 2020
‘Andalucía Respira’: oxígeno para una crisis sanitaria

Un equipo multidisciplinar andaluz desarrolla en tiempo récord un respirador artificial. En apenas unas semanas, diseñan, validan y obtienen el visto bueno de la Agencia Española del Medicamento de un soporte de apoyo vital, que ya se construye en nuestra comunidad con piezas de uso corriente. Una buena muestra de cooperación científica y técnica, capaz de dar rápida respuesta a las necesidades sanitarias de una pandemia por coronavirus.

01 May 2020
¿Cómo vive la naturaleza nuestra ausencia?

La broma de definir a una gran ciudad afirmando ‘antes todo esto era campo’ se manifiesta más real que nunca en estos meses de confinamiento. Igual que el agua recupera sus dominios, a poco que tiene la oportunidad la vida silvestre se rehace de la presencia de la especie más tóxica para la biodiversidad que ha existido. Montes y ciudades se hallan ‘a solas’ de una manera efímera, que los expertos no creen relevante, pero al menos generando un interés por fauna y flora que, esperan, sí permanezca.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando la navegación aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar