Revista iDescubre

Editorial

AGOSTO 2019 – OCTUBRE 2019

El poder de la ciencia, en el mejor sentido del término, va más allá de la generación de conocimientos que nos ayuden a entender el mundo en que vivimos o a solucionar los problemas que nos inquietan. La ciencia, a veces, también tiene una fuerte componente de compromiso social, de manera que puede convertirse en la mejor aliada, por cuanto sus tesis no son inconsistentes ni obedecen al capricho, en la defensa del patrimonio común cuando éste, valioso y frágil, se ve amenazado y necesita quien lo ponga en valor desde la razón.

La conservación de Doñana, los primeros pasos para salvar de la destrucción este humedal único, vinieron de la mano de algunos científicos (Bernis, Valverde) que no sólo se aplicaron en describir este paraíso, profundizando en algunas de sus claves ecológicas, sino que se pusieron a la cabeza de una delicada operación, con inevitables derivadas políticas, a la que se sumaron naturalistas y mecenas de toda Europa.

Doñana nace, antes de convertirse en Parque Nacional (espacio que ahora cumple medio siglo), como Reserva Biológica, un modelo novedoso de laboratorio al aire libre en donde, con el paso de los años, se han desarrollado multitud de investigaciones y en donde ha madurado esa disciplina que ahora llaman Biología de la Conservación y que, de alguna manera, es una expresión académica de ese compromiso de la ciencia en la defensa del bien común.

Pero, además, la ciencia ha encontrado en ese territorio otro elemento que multiplica su valor social. Los ecosistemas de Doñana, al igual que ocurre con los del macizo de Sierra Nevada, son magníficos centinelas del cambio climático, un fenómeno que va más allá de su impacto en estas zonas naturales protegidas por cuanto va a modificar sectores vitales para nuestra economía o bienestar, como la agricultura, la salud o el turismo.

Haber conseguido que el Parque Nacional de Doñana cumpla 50 años es admitir que la ciencia tenía razón y que en este territorio quizá puedan resolverse algunas de esas incertidumbres que hablan de nuestro futuro inmediato.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando la navegación aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar