La Fundación Descubre suma Granada a Vigilantes del Aire, un nuevo proyecto de ciencia ciudadana para medir la calidad del aire en España con el uso de fresas

La iniciativa, que se desarrolla de forma paralela en otras cinco ciudades españolas, ha repartido 500 plantas de fresales a colectivos ciudadanos para que sirvan como estaciones de monitorización de la contaminación ambiental.


Granada |
15 de noviembre de 2019

Granada se suma desde hoy a Vigilantes del Aire, un nuevo proyecto de ciencia ciudadana, coordinado por la Fundación Ibercivis, y que tiene como objetivo medir la calidad del aire. La iniciativa, que se desarrolla de forma simultánea en otras cinco ciudades españolas, está coordinada en Granada por la Fundación Descubre con financiación de la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad. Para alcanzar su objetivo, Vigilantes del Aire pretende utilizar un total de 5.000 plantas de fresas repartidas a la ciudadanía para que sean estaciones de monitorización de la contaminación ambiental.

De izquierda a derecha: Francisco Sanz, director ejecutivo de la Fundación Ibercivis, Teresa Cruz, directora Fundación Descubre, Eva Martín, concejal de Participación Ciudadana y Matilde Barón, directora de la Estación Experimental del Zaidín.

El proyecto ha sido presentado hoy en el Ayuntamiento de Granada por Virginia Fernández Pérez, delegada Territorial de Empleo, Formación, Trabajo Autónomo, y Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad en Granada; Eva Martín, concejal de Participación Ciudadana; Josefa Rubio, concejal de Medio Ambiente; Francisco Sanz, director ejecutivo de la Fundación Ibercivis, y Teresa Cruz, directora Fundación Descubre.

Tras la presentación pública, los responsables de Vigilantes del Aire han celebrado un taller práctico y han procedido al reparto de 500 plantas en la sede de la Estación Experimental del Zaidín (EEZ-CSIC) a usuarios de siete centros cívicos de Granada (Albaicín, Beiro, Chana, Manuel Cano, Marqués de Mondéjar, Zaidín y Norte), el centro de participación activa de mayores Fígares, la Fundación Secretariado Gitano y los IES Zaidín-Vergeles y Padre Manjón. A ello se sumará la próxima semana 8 talleres en los centros cívicos y el centro Fígares para explicar las claves del proyecto y acercar a los participantes a la ciencia ciudadana.

Alumnado de los IES Zaidín-Vergeles y Padre Manjón han asistido a un taller práctico sobre este proyecto.

Los ciudadanos que recogen su maceta deben cuidar su planta en casa durante unas semanas, tiempo en el que sus hojas acumularán materiales asociados a la contaminación del aire. Posteriormente, enviarán una muestra de su planta para el análisis científico del material acumulado, que mostrará el nivel de contaminación.

El fresal, planta elegida para convertirse en indicador natural de la calidad del aire, es un organismo sensible a los materiales pesados que la contaminación genera -se quedan adheridos a sus hojas con el paso del tiempo-, de modo que el análisis científico de las muestras que la ciudadanía envíe, tras varias semanas de estancia en sus ventanas y balcones, servirán para establecer un mapa del estado del aire que respiramos.

Se han repartido un total de 5.000 plantas de fresas a la ciudadanía para que sean estaciones de monitorización de la contaminación ambiental.

Este análisis científico de las muestras recogidas se realizará en el Instituto Pirenáico de Ecología (IPE-CSIC) y la Fundación Ibercivis se encargará de coordinar el proyecto para toda España, con la colaboración de la FECYT (Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología – Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades).

Tras una primera experiencia en Aragón, el proyecto se desarrolla ahora en Granada, junto a Barcelona, Cambre -La Coruña-, Vitoria y Burgos. Así, además de la Fundación Descubre en Andalucía, al proyecto se han sumado otras entidades participantes, como en proyecto europeo Cities Health, el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) e Ideas For Change (Barcelona); la feria Open Science de Cambre (Galicia), la Universidad de Burgos y el centro el Centro de Interpretación de los humedales de Salburua Ataria (País Vasco).

Alumnos y alumnas de varios centros de Granada que participan en esta iniciativa.

Además de medir la calidad del aire, el proyecto plantea otros objetivos, como el impulso de la ciencia ciudadana, que apuesta por la implicación del ciudadano en el proceso científico; acercar la ciencia de un modo abierto y accesible al público; contribuir a la formación de la ciudadanía a través del uso del método científico, y acercar a los participantes en el experimento los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030.

Más información:

FUNDACIÓN DESCUBRE. Departamento de Comunicación

Teléfono: 958 63 71 99

Correo: comunicacion@fundaciondescubre.es

Página web: www.fundaciondescubre.es

www.facebook.com/FundacionDescubre / @FDescubre

#VigilantesDelAire



Últimas publicaciones

Córdoba | 17 Ene 2020
La luz ayuda a descontaminar las ciudades

En este trabajo multidisciplinar, en el que trabajan investigadores de la Universidad de Córdoba junto con expertos de la Universidad de Málaga, se ha probado que sustituyendo iones aluminio por iones hierro o cromo en un sistema LDH, las reacciones fotocataliticas mejoran activando el material descontaminante con la luz visible (aunque no llegue la radiación ultravioleta).

Córdoba | 17 Ene 2020
Drones para hacer más eficiente la selección de variedades de almendro

Científicos del Instituto de Agricultura Sostenible y en el que han colaborado expertos  del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera 'Alameda del Obispo', han utilizado drones y análisis de imagen para definir la arquitectura de los árboles y su floración. El trabajo, publicado en Plant Methods, abre una nueva vía para mejorar la selección de variedades de almendro.

Córdoba | 16 Ene 2020
Del laboratorio al plato: nuevas variedades de garbanzo

La superpoblación, el deshielo de los polos o la desaparición de algunas especies nos lleva a buscar especies vegetales y animales con mayor productividad, resistencia al medio ambiente y a enfermedades presentes en el mismo, previo estudio del genotipo o sistema genético de los individuos. Precisamente a eso se han dedicado investigadores de la Universidad de Córdoba, que han mejorado la genética de esta leguminosa.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando la navegación aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar