Interruptores para activar la reparación del cerebro

Un equipo de investigadores andaluces ha iniciado los trabajos preclínicos para diseñar medicamentos que permitan la aparición de nuevas neuronas en zonas con daño cerebral adquirido. En concreto, los científicos prueban el uso de sustancias aisladas de plantas y su efecto sobre ciertas proteínas que actúan a modo de mecanismos que se activan o desactivan para crear (o no) un entorno propicio a la regeneración neuronal.

Autoría: Juan García Orta/Fundación Descubre


Cádiz, Sevilla |
27 de mayo de 2019

Los ictus cerebrales o los traumatismos craneales graves tienen en común una pérdida irreversible de neuronas. Algo que puede afectar a cuestiones como la memoria, el movimiento o la personalidad. Reparar un cerebro dañado implica sustituir las neuronas muertas por otras nuevas, pero no mediante división celular como ocurre en otros órganos como el hígado. Se necesitan células madre neurales.

El tratamiento podría contribuir a revertir las secuelas del ictus.

Pese a lo que se creía hace solo algunas décadas, el cerebro adulto se regenera. “Con un entorno adecuado se pueden crear neuronas, pero este solo existe en determinadas regiones llamadas neurogénicas”, señala, en declaraciones a la Fundación Descubre, la investigadora Carmen Castro, del Área de Fisiología de la Universidad de Cádiz (UCA). Estas son dos: la zona subventricular y el giro dentado del hipocampo.

La inflamación que se produce en el cerebro ante, por ejemplo, un fuerte golpe impide que este mecanismo de reparación se ponga en marcha. Ante este reto, un grupo de investigadores de las universidades de Cádiz y Sevilla han identificado proteínas diana que abren la puerta al desarrollo de fármacos dirigidos a regenerar estas zonas lesionadas del cerebro.

Estos expertos trabajan en un ensayo preclínico, en el que prueban sustancias aisladas de algunas plantas para favorecer el nacimiento de nuevas neuronas. El centro de atención es la familia de las quinasas, unas enzimas que actúan en el organismo como interruptores que ‘encienden’ o ‘apagan’ la actividad de otras moléculas. Cerca de 500 genes sintetizan las distintas formas de las quinasas, las cuales están implicadas en procesos como el crecimiento o la regulación de la insulina.

Miembros del equipo de las universidades de Cádiz y Sevilla.

El estudio se desarrolla con la proteína quinasa C y su relación con el sistema de regeneración neural del propio organismo. Mediante la acción de algunas de sus enzimas, son capaces de crear un contexto favorable para la reparación del cerebro. Para ello, prueban ciertos extractos químicos (diterpenos) de plantas del género Euphorbia para atender pequeñas lesiones en ratones.

Su papel es estimular la actividad de las quinasas de tipo C de modo que favorezca la creación de neuronas nuevas, sin que ello tenga efectos secundarios como la aparición de tumores. Posteriormente, estos investigadores miden su capacidad de comunicación mediante estímulos eléctricos para valorar el éxito y la evolución del área afectada.

Más información en Ciencia Directa: Ensayan un fármaco que activa la recuperación neuronal tras una lesión cerebral.


Últimas publicaciones

Granada | 24 Ene 2020
Los romanos usaban vieiras como estuche de maquillaje

Un estudio realizado conjuntamente por investigadores de la Universidad de Granada (UGR), el Consorcio de Mérida y el Instituto de Patrimonio Cultural de España ha analizado un estuche de maquillaje del siglo I d.C. que aún contenía restos del producto almacenado. El hallazgo se remonta al año 2000, cuando las labores de adecuación y construcción de una nueva nave industrial, en lo que fue la antigua capital de la Lusitania, Augusta Emerita (actual Mérida), se acompañaron de una excavación arqueológica que permitió exhumar una zona funeraria datada en el I d.C.

Sevilla | 24 Ene 2020
La eficiencia de unos mosquitos frente a otros en la transmisión de parásitos a las aves

Los mosquitos son uno de los principales transmisores de patógenos que afectan tanto a seres humanos como a animales. Las aves silvestres sufren la infección por una gran diversidad de protozoos del genero Plasmodium. Mientras el mosquito de las marismas es totalmente incapaz de transmitir los parásitos de la malaria aviar; por el contrario, el mosquito común sí puede transmitir los diferentes linajes del parásito.

Córdoba | 24 Ene 2020
Un proyecto internacional con sello andaluz para salvar a China de su crisis hídrica

El trabajo, en el que participa la Universidad de Córdoba (UCO) a través del Departamento de Economía, Sociología y Política Agraria, se enmarca dentro de una línea de colaboración abierta en 2012 entre la Unión Europa y China –Chine EuropeWaterPlattform (CEWP)- que trata de mantener un contacto fluido y buenas relaciones internacionales entre dos potencias económicas clave en el tablero geopolítico de siglo XXI.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando la navegación aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar