Tomates y sol, la base de un nuevo biofertilizante sostenible

Un equipo de la Universidad de Almería ha desarrollado una nueva técnica basada en la reutilización de restos orgánicos, procedentes de invernaderos, a los que han aplicado radiación solar para crear una enmienda biológica aplicada a la planta del tomate. Con este método es posible aminorar el impacto ambiental, así como disminuir el uso de abonos convencionales.

Autoría: Mariví Mendoza / Fundación Descubre


Almería |
08 de julio de 2019

La horticultura intensiva propia de invernaderos en la zona de la provincia de Almería se enfrenta a varios retos ambientales. Uno de ellos es la gestión, el almacenamiento y el procesamiento de los residuos vegetales que se generan, cuyo procesado suele  provocar la contaminación de los acuíferos, la proliferación de plagas, los malos olores o el abuso de tratamientos químicos.

La gestión, el almacenamiento y el procesamiento de residuos vegetales, uno de los retos ambientales de los invernaderos almerienses.

Para ofrecer soluciones a este reto ambiental, científicos del Departamento de Agronomía de la Universidad de Almería y del Centro IFAPA de La Mojonera, han desarrollado una técnica que reutiliza los restos de cosecha como biofertilizante, que a la vez, elimina casi al completo los fertilizantes químicos utilizados habitualmente en el cultivo de tomates de invernadero sin alterar el resultado del producto.

La técnica, llamada biosolarización, consiste en aplicar un tratamiento térmico basado en la radiación solar a los restos vegetales procedentes del cultivo anterior. La descomposición de esta materia orgánica, la convierte en un biofertilizante idóneo para los cultivos de invernadero. La nueva enmienda obtiene los mismos resultados de producción y calidad que los abonos industriales, y a la vez  resulta más respetuosa con el medio ambiente. Además, esta práctica ha demostrado ser eficaz frente a una serie de patógenos como hongos, bacterias y virus.

Proceso de descuelgue de los desechos de la planta de tomate de invernadero

El estudio se ha realizado en un invernadero semicomercial que simula características propias de la horticultura almeriense en la finca experimental de la Fundación de la Universidad de Almería  y a ANECOOP. “Durante dos temporadas continuadas, hemos estado evaluando el efecto de aportar los restos de plantas de tomate utilizando la biosolarización en varios parámetros como la producción, calidad del fruto y morfología de la planta”, indica Pablo García Raya, uno de los investigadores de la Universidad de Almería responsable del estudio a la Fundación Descubre.

El trabajo supone un método alternativo que propone una solución para los restos de cosecha, pudiendo aminorar así su impacto ambiental. Además, es posible reducir los fertilizantes químicos, lo cual supone un ahorro económico y una mayor sostenibilidad para los cultivos, un reto más para el “mar de plástico” almeriense.

Pablo García Raya, investigador principal del artículo procedente de su tesis doctoral.

Más información en #CienciaDirecta: Desarrollan un biofertilizante que combina desechos de cultivos de tomate y energía solar.


Últimas publicaciones

Andalucía | 29 May 2020
Descubre propone para disfrutar en casa una ruta virtual por el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, un taller infantil para comprobar la fuerza del papel, o un vídeo sobre arqueología subacuática en el Golfo de Cádiz

La campaña #Cienciadesdecasa, iniciada por la Fundación Descubre con financiación de la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, ofrece recursos de divulgación científica online para familias, los más pequeños de la casa y el profesorado, ante la necesidad de permanecer en casa para tratar de frenar el avance del coronavirus.

Cádiz | 29 May 2020
Enzimas para reducir residuos de plásticos termoestables

Este proyecto, en el que participa la Universidad de Cádiz, propone esta solución que podría reducir hasta en un 40% la emisión de los plásticos al medio ambiente y originar un nuevo tipo de materia prima, abriendo con ello nuevos mercados.

Granada | 29 May 2020
La edad, la búsqueda de sensaciones sexuales, la satisfacción en pareja y el deseo sexual determinan la intensidad del orgasmo

¿Qué factores personales, interpersonales, sociales y culturales se asocian con la experiencia subjetiva del orgasmo y cuáles de ellos son los más relevantes? Este ha sido el objeto de estudio de investigadores del Laboratorio de Sexualidad Humana de la Universidad de Granada (LabSex UGR), centrándose en la valoración psicológica de las sensaciones causadas por el orgasmo, en el que han participado 1.300 adultos.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando la navegación aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar