Tomates y sol, la base de un nuevo biofertilizante sostenible

Un equipo de la Universidad de Almería ha desarrollado una nueva técnica basada en la reutilización de restos orgánicos, procedentes de invernaderos, a los que han aplicado radiación solar para crear una enmienda biológica aplicada a la planta del tomate. Con este método es posible aminorar el impacto ambiental, así como disminuir el uso de abonos convencionales.

Autoría: Mariví Mendoza / Fundación Descubre


Almería |
08 de julio de 2019

La horticultura intensiva propia de invernaderos en la zona de la provincia de Almería se enfrenta a varios retos ambientales. Uno de ellos es la gestión, el almacenamiento y el procesamiento de los residuos vegetales que se generan, cuyo procesado suele  provocar la contaminación de los acuíferos, la proliferación de plagas, los malos olores o el abuso de tratamientos químicos.

La gestión, el almacenamiento y el procesamiento de residuos vegetales, uno de los retos ambientales de los invernaderos almerienses.

Para ofrecer soluciones a este reto ambiental, científicos del Departamento de Agronomía de la Universidad de Almería y del Centro IFAPA de La Mojonera, han desarrollado una técnica que reutiliza los restos de cosecha como biofertilizante, que a la vez, elimina casi al completo los fertilizantes químicos utilizados habitualmente en el cultivo de tomates de invernadero sin alterar el resultado del producto.

La técnica, llamada biosolarización, consiste en aplicar un tratamiento térmico basado en la radiación solar a los restos vegetales procedentes del cultivo anterior. La descomposición de esta materia orgánica, la convierte en un biofertilizante idóneo para los cultivos de invernadero. La nueva enmienda obtiene los mismos resultados de producción y calidad que los abonos industriales, y a la vez  resulta más respetuosa con el medio ambiente. Además, esta práctica ha demostrado ser eficaz frente a una serie de patógenos como hongos, bacterias y virus.

Proceso de descuelgue de los desechos de la planta de tomate de invernadero

El estudio se ha realizado en un invernadero semicomercial que simula características propias de la horticultura almeriense en la finca experimental de la Fundación de la Universidad de Almería  y a ANECOOP. “Durante dos temporadas continuadas, hemos estado evaluando el efecto de aportar los restos de plantas de tomate utilizando la biosolarización en varios parámetros como la producción, calidad del fruto y morfología de la planta”, indica Pablo García Raya, uno de los investigadores de la Universidad de Almería responsable del estudio a la Fundación Descubre.

El trabajo supone un método alternativo que propone una solución para los restos de cosecha, pudiendo aminorar así su impacto ambiental. Además, es posible reducir los fertilizantes químicos, lo cual supone un ahorro económico y una mayor sostenibilidad para los cultivos, un reto más para el “mar de plástico” almeriense.

Pablo García Raya, investigador principal del artículo procedente de su tesis doctoral.

Más información en #CienciaDirecta: Desarrollan un biofertilizante que combina desechos de cultivos de tomate y energía solar.


Últimas publicaciones

Granada | 15 Nov 2019
La Fundación Descubre suma Granada a Vigilantes del Aire, un nuevo proyecto de ciencia ciudadana para medir la calidad del aire en España con el uso de fresas

La iniciativa, que se desarrolla de forma paralela en otras cinco ciudades españolas, ha repartido 500 plantas de fresales a colectivos ciudadanos para que sirvan como estaciones de monitorización de la contaminación ambiental.

Málaga | 15 Nov 2019
Brain-Gamer: diferencias y similitudes en el cerebro de jugadores profesionales y jóvenes que no juegan a videojuegos competitivos

La Universidad de Málaga, a través de la Cátedra Estratégica de eSports, y la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) ponen en marcha el proyecto Brain-Gamer , donde usarán la resonancia magnética funcional. Esta tecnología permite visualizar la actividad cerebral que se produce ante estímulos visuales concretos y ofrecerá una valiosa información acerca de las diferencias o similitudes entre gamers y jóvenes que no juegan videojuegos para competir.

Sevilla | 14 Nov 2019
Muchas especies de plantas invasoras se ‘cuelan’ en nuestro hábitat a través de los viveros españoles

Ocho especies prohibidas y veintidós especies invasoras sin regular se suman a cuarenta y seis especies potencialmente invasoras que se comercializan en los viveros de España. Las especies invasoras son un problema creciente que, junto con el cambio climático, la contaminación y otros grandes impactos, está peligrosamente enmarcado en lo que conocemos con el nombre de cambio global.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando la navegación aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar