Miden cuánto suelo fértil crea la cubierta vegetal del olivar

Un equipo de investigación cordobés ha comprobado que la materia orgánica de los terrenos olivareros se incrementa entre 10 y 14 toneladas por hectárea en un periodo de cuatro años. A las plantas que crecen de forma silvestre los expertos añadieron la siembra de otras tres especies. Ese resultado es posible gracias tanto al carbono, nitrógeno y potasio que esas hierbas liberan, como a la protección contra la erosión por la lluvia que permiten. 

Autoría: Jorge Molina / Fundación Descubre


Córdoba |
05 de mayo de 2021

El olivar de montaña es un cultivo tradicional en Andalucía que crece en suelos con desniveles del 35 al 40 por ciento. Pero a la dificultad de su recogida se añade la mayor tasa de erosión del suelo por ese desnivel a causa sobre todo de la lluvia. Este problema se palia gracias a la solución más natural: la cubierta vegetal.

Calles de uno de los olivares donde se desarrolló el trabajo.

Un equipo de investigación del área de agricultura y medio ambiente del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (centro Alameda del Obispo, Córdoba) ha medido cuánta materia orgánica incorpora al suelo del olivar la presencia de tres tipos de hierbas cultivadas, junto a la que surge de forma espontánea. La cantidad fluctúa entre 10,5 y 14,5 toneladas al finalizar el periodo de cuatro años que analizaron. Este aporte lo propicia tanto el depósito de restos de esas especies, como la protección frente a la erosión, en especial la lluvia.

El estudio avala la idea lanzada en la COP21 (cumbre contra el cambio climático de Naciones Unidas celebrada en París en 2015) de mitigar esta crisis global con un mejor manejo de los suelos agrícolas. “Se cumple sobradamente el objetivo fijado por la iniciativa 4 por mil que pretende, a través de buenas prácticas agrarias, incrementar el carbono orgánico del suelo al menos un 0,4% al año para compensar las emisiones por causas humanas”, señala a la Fundación Descubre el investigador del centro Alameda del Obispo, Miguel Ángel Repullo.

El grupo investigador del área de agricultura y medio ambiente del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera. A la izquierda, Miguel Ángel Repullo.

La materia orgánica y, en concreto, tres de los elementos principales –carbono, nitrógeno y potasio– aumentaron en los cuatro años de presencia de las cubiertas. La conocida como vegeta (Brachypodium distachyon) mejoró generalmente más la fertilidad del suelo en superficie, hasta los 5 centímetros de profundidad. A la par, la mostaza blanca (Sinapis alba) tuvo mejores resultados en profundidad. También comprobaron que fue el potasio el elemento con mayor tasa de liberación, seguido del nitrógeno, a pesar de no seleccionar entre las especies sembradas leguminosas, que tienen la propiedad de fijarlo al suelo.

El empleo de esta cubierta vegetal también mantuvo el suelo protegido frente a la erosión, algo que los expertos comprobaron al observar los regueros marcados por la lluvia en zonas de la explotación donde no se habían instalado las cubiertas.

El estudio tuvo fases preliminares en las que los expertos colaboradores en el proyecto del área de protección de cultivos del IFAPA Alameda del Obispo observaron otras especies por su posible efecto en el control del hongo de la verticilosis –que acaba secando ramas o árboles enteros–, aunque evaluaron los resultados en ensayos de laboratorio.

La oruga (Eruca vesicaria), otra de las hierbas sembradas.

Los siguientes objetivos del equipo investigador en cuanto a cubiertas vegetales vivas son dos. Uno ya en marcha, estudiando como cubierta las leguminosas por su aporte de nitrógeno mineral, especialmente en olivar ecológico. Asimismo, los científicos estudiarán mezclar esas especies leguminosas con gramíneas para evaluar las posibles ventajas de su plantación conjunta.

Además, los investigadores llevan años estudiando cubiertas de restos de poda. La importancia de las cubiertas no sólo se está valorando desde el punto de vista de la erosión, esta buena práctica agrícola está siendo muy apreciada dentro de la nueva Política Agraria post-2020 por su efecto como sumidero de carbono, mejora de la disponibilidad de agua gracias a la permanencia de los restos tras la siega, mejora de la biodiversidad, reducción del uso de fertilizantes, la adaptación al cambio climático…, todos ellos objetivos del Eco-esquema específico de las cubiertas que será el instrumento para gestionar las ayudas. En estas líneas se enfocan los trabajos del equipo investigador.

El trabajo ha sido financiado por el Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias (INIA) y la UE a través del proyecto LIFE+ Agromitiga. Según el Colegio de Ingenieros Agrónomos de Andalucía, la falta de rentabilidad del olivar de montaña por la dificultad de su mecanización hace peligrar este tipo de cultivo. Un problema añadido al de disponer de suficiente suelo fértil.

Más información en #CienciaDirecta: Miden la cantidad de suelo fértil que produce la cubierta vegetal del olivar


Últimas publicaciones

Granada | 14 May 2021
‘Radiografía’ plástica del ‘karaguiosis’, una pieza única de títere de sombra tradicional griego

Investigadores de la Universidad de Granada especializados en Conservación y Restauración del patrimonio están abordando un completo estudio para la recuperación de un ejemplar de títere de sombra tradicional griego llamado karaguiosis. Se trata de una pieza única de gran valor firmada y dedicada por su creador (el reconocido artista Eugenios Spatharis) como regalo a un gran coleccionista. Esta intervención interdisciplinar, en la que colaboran los departamentos de Pintura, Química analítica y Óptica, abarca la caracterización de los materiales originales con técnicas de análisis químico y el diagnóstico por imagen.

Málaga | 14 May 2021
‘Devuelven la vida’ a la imagen de un grabado perdido del artista malagueño del siglo XVIII Fernando Ortiz

Investigadores de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Málaga han “devuelto a la vida” la imagen de un grabado del escultor malagueño del siglo XVIII Fernando Ortiz del que no se conservaba ninguna copia. Esta ardua tarea presentaba aún más dificultades, ya que el estado de conservación de la plancha impedía hacer ninguna re-impresión de la misma. La imagen, una alegoría de la Virgen de Servitas, fue descubierta en el año 2018 por el profesor Federico Castellón, que pertenece a un grupo de investigación de la UMA que trabaja sobre la estampa en Andalucía entre los siglos XVI y XVIII.

Internacional | 14 May 2021
Piden mejorar la regulación de la ventilación para combatir las enfermedades de transmisión aérea

Científicos de España, EE.UU. y otros 12 países hacen un llamamiento en la revista 'Science' para que comience una nueva era en la prevención de la transmisión aérea de infecciones respiratorias, como la covid-19, al igual que en los siglos XIX y XX se reguló eliminar los patógenos del agua y los alimentos. Los autores abogan por establecer medidas para la ventilación en interiores, como el flujo de aire, tasas de filtración y monitoreo.