Los roedores podrían ser portadores asintomáticos de coronavirus similares al SARS

Algunos roedores ancestrales pudieron haberse infectado con coronavirus similares al síndrome respiratorio agudo, lo que les llevó a adquirir tolerancia o resistencia a los patógenos, según una investigación liderada por la Universidad de Princeton en EE UU. Este hecho plantea la posibilidad de que los ejemplares modernos puedan ser reservorios de virus de este tipo.

Fuente: Agencia SINC


Internacional |
18 de noviembre de 2021

Una de las hipótesis más plausibles sobre el origen del SARS-CoV-2, el virus que causa la infección por Covid-19, es que saltó de un animal no humano a los humanos (origen zoonótico). Varias investigaciones han demostrado que los murciélagos grandes de herradura (Rhinolophus ferrumequinum) son huéspedes de numerosos virus similares al SARS y los toleran sin presentar síntomas extremos.

Por esta razón, la comunidad científica considera que es importante ser capaces de identificar otros animales que han adaptado mecanismos de tolerancia a los coronavirus, para conocer los posibles reservorios virales que pueden propagar nuevos patógenos a los humanos.

La unión de una proteína de espiga del SARS-CoV-2 (rojo) a un receptor ACE2 (azul) conduce a la penetración del virus en la célula, como se representa en el fondo. / Juan Gaertner

En una nueva investigación, científicos de la Universidad de Princeton (EE UU) han realizado un análisis evolutivo de los receptores ACE2 entre especies de mamíferos. Estos receptores son utilizados por los virus del SARS para entrar en las células de los mamíferos. El trabajo se publica en la revista PLOS Computational Biology.

“Aunque sabemos que el mecanismo de transmisión del virus del SARS entre humanos es a través de las gotas respiratorias y las partículas de aerosol, el método de transmisión entre animales y humanos aún no se ha demostrado de forma sólida”, apunta a SINC Sean King, de la Universidad de Princeton y coautora del estudio.

En primates, los científicos encontraron que tenían secuencias de aminoácidos muy conservadas en los puntos del receptor ACE2. Por su parte, los roedores estudiados presentaron una mayor diversidad y un ritmo de evolución más acelerado.

“Analizamos computacionalmente la proteína ACE2, que es utilizada por virus similares al SARS para entrar en las células de los mamíferos. Hemos calculado las tasas de evolución y adaptación en lugares específicos de esta proteína que utilizan los virus similares al SARS”, explica el investigador.

Roedores expuestos a coronavirus a lo largo de su evolución

En general, los resultados de esta investigación indicaron que las infecciones similares al SARS no han sido impulsoras de la evolución en la historia de los primates. Sin embargo, algunas especies de roedores probablemente han estado expuestas a repetidas infecciones por coronavirus similares al SARS, durante un periodo evolutivo considerable.

“En estos lugares específicos de la proteína, los roedores muestran una rápida velocidad de evolución en relación con el resto, lo que apoya la idea de que estos cambios se han producido a lo largo de millones de años, en respuesta a las infecciones similares al SARS”, asevera King.

Los tipos de roedores del estudio incluyeron especies de los siguientes grupos: ratones, ratas, ratas topo, chinchilla, degú, ardilla, marmota, topillo, hámster y jerboa. “Cabe pensar que existe la posibilidad de que los roedores infectados con el virus del SARS puedan transmitirlo de la misma manera que los murciélagos”, añade King.

De esta forma, este sugiere que los roedores ancestrales pueden haber tenido infecciones repetidas con coronavirus similares al SARS y haber adquirido alguna forma de tolerancia o resistencia. “Esto plantea la tentadora posibilidad de que algunas especies modernas de roedores puedan ser portadoras asintomáticas”, argumenta el experto.

Para los autores, es necesario realizar más trabajos experimentales para determinar si estos roedores son susceptibles, tolerantes o inmunes a los virus similares al SARS. Un estudio previo realizó un experimento que demuestra que los ratones de laboratorio pueden ser infectados por algunas variantes del SARS-CoV-2, pero no por otras.

“Sería útil entender la tolerancia o susceptibilidad de las diferentes especies de roedores a las diferentes variantes de los virus del SARS, así como identificar qué especies en concreto pueden ser portadoras, si es que lo son. Hasta ahora se conoce que las civetas y los pangolines son portadores de virus similares”, concluye King.

Referencia bibliográfica:

King SB, Singh M. et al. “Comparative genomic analysis reveals varying levels of mammalian adaptation to coronavirus infections”. PLoS Computational Biology


Últimas publicaciones

Granada | 26 May 2022
Los primeros pobladores de Europa trabajaban la piedra de manera muy diferente en los yacimientos de Barranco León y Fuente Nueva 3 de Orce, separados por apenas 4 kilómetros

Un estudio de la Universidad de Granada arroja luz sobre sobre cómo los primeros pobladores de Europa gestionaron las materias primas con las que fabricaban sus herramientas. Para ello, el equipo de investigación se ha centrado en el estudio de las calizas y los sílex tallados por nuestros antepasados, combinando la investigación en Tecnología lítica, Geoarqueología y Paleoecología.

Andújar, Jaén | 25 May 2022
Más de 350 estudiantes comparten sus trabajos en la IV Feria de la Ciencia de Andújar (Jaén), que vuelve a celebrarse en la calle

La cita, organizada por el Ayuntamiento de la ciudad, reúne en la Plaza de España y la Plaza de la Constitución los proyectos científicos de escolares, al tiempo que celebra charlas divulgativas y talleres. La muestra se integra en la Red de Ferias de la Ciencia y la Innovación de Andalucía que promueve la Fundación Descubre, con financiación de la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades.

Almería, Granada, Sevilla | 25 May 2022
TARSIS observará el rango completo de UV-A, un dominio casi inexplorado desde Tierra

El Instituto de Astrofísica de Andalucía, con participación de tres universidades andaluzas (Almería, Granada y Sevilla), la Universidad Complutense de Madrid colideran TARSIS, el futuro instrumento del telescopio de 3,5 m de Calar Alto. TARSIS tiene características únicas, en particular su capacidad para detectar luz en el ultravioleta cercano y su campo de visión sin precedentes.