La clave de ecosistemas terrestres sanos y productivos a escala global está en la riqueza de sus suelos

Un estudio liderado por la Universidad Pablo de Olavide y publicado en la revista Nature Ecology and Evolution destaca la necesidad de mantener la biodiversidad de distintos grupos de organismos del suelo y, sobre todo, de identificar y proteger aquellas especies con especial importancia funcional y que se encuentran altamente conectadas dentro de la red trófica.


Sevilla |
04 de febrero de 2020

Un estudio publicado en la prestigiosa revista Nature Ecology and Evolution y liderado desde el Laboratorio de Biodiversidad y Funcionamiento Ecosistémico de la Universidad Pablo de Olavide muestra cómo la biodiversidad de organismos del suelo es fundamental para mantener el funcionamiento de los ecosistemas terrestres a escala global.

Un gramo de suelo contiene miles de especies y millones de células de bacteria, hongos, protistas e invertebrados. Estos organismos juegan un papel vital en el mantenimiento de un sin fin de procesos ecosistémicos, que son críticos para mantener el bienestar humano y el desarrollo de ecosistemas sostenibles. Este nuevo estudio proporciona novedosas evidencias experimentales y observacionales de que la biodiversidad de distintos grupos de organismos del suelo es esencial para el funcionamiento adecuado a lo largo de distintos biomas de la tierra. Estos procesos ecosistémicos incluyen la regulación del clima, la fertilidad del suelo, la producción de comida, la descomposición de desperdicios y la mantención de suelos con una carga reducida de patógenos y genes de resistencia a antibióticos. El estudio destaca la necesidad de mantener la biodiversidad de distintos grupos de organismos del suelo, desde bacterias a lombrices y, sobre todo, de identificar y proteger aquellas especies con especial importancia funcional y que se encuentran altamente conectadas dentro de la red trófica.

Este estudio ha sido realizado como parte del proyecto CLIMIFUN de la Comisión Europea, concedido a Manuel Delgado-Baquerizo, actualmente investigador Ramón y Cajal de la UPO y líder del laboratorio de Biodiversidad y Funcionamiento Ecosistémico de esta Universidad. “Organismos del suelo como las lombrices, los nematodos o los protistas, pueden parecer mucho menos atractivos, a simple vista, que otros como las plantas, aves y mamíferos. Sin embargo, la vida en la Tierra simplemente no existiría sin ellos”, explica el investigador y autor principal del artículo, quien también subraya también que “el estudio demuestra de forma clara que la biodiversidad del suelo es fundamental para mantener aspectos claves del funcionamiento de ecosistemas terrestres, y expone la necesidad de desarrollar programas de manejo y conservación para la biodiversidad de los organismos del suelo, similares a los que por décadas han existido para plantas y animales”.

Para llegar a esta conclusión, científicos de nueve países y una veintena de instituciones, muestrearon cerca de un centenar de ecosistemas terrestres que van desde zonas desiertas a bosques tropicales y ecosistemas polares situados en regiones de todo el mundo. Además, llevaron a cabo experimentos de laboratorio para apoyar sus descubrimientos. Laura García-Velázquez, estudiante de doctorado de la UPO, y coautora del trabajo, señala que “hasta el momento, los estudios de biodiversidad de suelo se habían centrado en regiones específicas, sin embargo, faltaban evidencias experimentales que apoyaran la importancia de la biodiversidad de los organismos del suelo para promover el funcionamiento ecosistémico a escala global.”. Este estudio también proporciona evidencias de que los efectos de la biodiversidad de plantas sobre el funcionamiento ecosistémico están catalizados indirectamente a través de la biodiversidad de los organismos del suelo. “Los organismos del suelo, desde lombrices a hongos descomponedores, procesan la hojarasca y restos orgánicos que provienen de plantas y animales, y liberan los nutrientes que son usados por las plantas para crecer y producir comida, manteniendo el ecosistema terrestre sano y funcional”, explica Antonio Gallardo, catedrático de Ecología de la UPO.

Esta investigación contribuye a avanzar el conocimiento sobre el papel de los organismos del suelo en ecosistemas terrestres a escala global, uno de los objetivos fundamentales del Laboratorio de Biodiversidad y Funcionamiento Ecosistémico de la Universidad Pablo de Olavide. El investigador Manuel Delgado-Baquerizo también contribuyó recientemente al primer esfuerzo global para conocer los factores ambientales que regulan la distribución y el funcionamiento de protistas del suelo a escala global, y que fue publicado en la prestigiosa revista Science Advances(https://advances.sciencemag.org/content/6/4/eaax8787).


Últimas publicaciones

Córdoba | 02 Abr 2020
El 42% de los animales ha sido infectado por el parásito ‘toxoplasma gondii’

Los resultados obtenidos en un estudio recientemente realizado en diferentes zoológicos de España por el grupo de Enfermedades Infecciosas del Departamento de Sanidad Animal de la Universidad de Córdoba, indicaron que el 42% de los 393 animales de zoos analizados, presentaron anticuerpos frente a 'T. gondii', lo que demuestra que en algún momento de sus vidas tuvieron contacto con este parásito. Además, se encontraron animales positivos en todos los zoológicos analizados.

Internacional | 01 Abr 2020
Recuperan de un diente de hace 800.000 años el material biológico más antiguo

Un equipo internacional de científicos, con participación española, ha recuperado por primera vez material proteínico del esmalte dental de 'Homo antecessor' con una antigüedad de 800.000 años. El análisis sugiere que esta especie, una de las primeras especies de homínidos, estuvo estrechamente relacionada con 'Homo sapiens', 'Homo neanderthalensis' y denisovanos.

Córdoba | 01 Abr 2020
El pinsapo, en ‘peligro de extinción’ por el impacto del cambio climático

Un modelo desarrollado por la Universidad de Córdoba pronostica una reducción del 93% del hábitat óptimo de este árbol y establece algunas zonas adecuadas para su restauración, como determinados lugares de la Sierra de Grazalema y de la Sierra de las Nieves. Estos enclaves, con suelos profundos y ubicados a una altitud alta y en zonas de umbría, permitiría compensar el estrés hídrico.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando la navegación aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar