Un paso más hacia la regulación de la maduración de la fresa

Un equipo de la Universidad de Málaga, pertenecientes también al Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea (IHSM), demuestra que la proteína RIF es, hasta la fecha, el regulador más importante en este proceso, en el que se determina el color, sabor, aroma y textura del fruto.


Málaga |
15 de marzo de 2021

La fresa es uno de los cultivos de mayor importancia en Andalucía. Poder regular su proceso de maduración, por el cual adquiere las características que la hacen atractiva para el consumo, es el objetivo de un equipo de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Málaga que lleva trabajando en esta línea de investigación desde hace años, con el objetivo de conseguir, a largo plazo, mejorar la calidad de este fruto, así como alargar la vida útil del mismo tras su recolecta.

En concreto, científicos del departamento de Biología Molecular y Bioquímica de la UMA, pertenecientes también al de Mejora Vegetal y Biotecnología del Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea (IHSM), han dado un paso más al identificar un nuevo gen, cuyo papel no se conocía antes, demostrando que, hasta la fecha, es el regulador más general del proceso de maduración de este fruto. Este trabajo ha sido publicado en la revista científica The Plant Cell.

Se trata de RIF -Ripening Inducing Factor o Factor de Inducción de la Maduración-, una proteína que regula muchos de los procesos que ocurren durante la maduración de la fresa, a través de los cuales adquiere las características fundamentales para ser atractiva y apta para el consumo como son el color, sabor, aroma y textura.

“Anteriormente, ya se habían estudiado otras proteínas del mismo tipo, pero con un papel más específico en la maduración, puesto que únicamente intervenían en la regulación de procesos concretos, como por ejemplo la alteración del color”, explica el investigador del Laboratorio de Bioquímica y Biotecnología Vegetal de la UMA David Posé, autor responsable de este trabajo.

David Posé y Carmen Martín, dos de los investigadores principales de este estudio

Según el experto de la UMA, RIF controla genes implicados en muchos procesos asociados a la maduración, incluyendo genes responsables de la producción de antocianinas, que son los compuestos que dan el color rojo característico de las fresas; de la degradación de la pared celular, necesaria en el ablandamiento del fruto; de la síntesis de compuestos volátiles que intervienen en el aroma; de la síntesis de azúcares y ácidos orgánicos, que determinan el sabor, y también de la síntesis y señalización de la principal hormona implicada en la maduración, el ácido abscísico

Por tanto, RIF es un regulador esencial del proceso de maduración de la fresa, de manera que, tal y como han constatado los autores de este estudio, modificando sus niveles se puede retrasar o acelerar la maduración de este fruto, afectando de esta manera los parámetros de calidad del mismo.

Equipo científico

La científica del IHSM Carmen Martín es la principal responsable de este estudio, cuyos resultados forman parte de su tesis doctoral. Asimismo, se enmarca en el proyecto ‘Starting Grant de la European Research Council’ (ERC), concedido al profesor David Posé en 2015, con una dotación de 1,5 millones de euros.

Victoriano Meco y María Urrutia, del equipo científico de David Posé, así como Victoriano Valpuesta, Miguel Ángel Botella, José G. Vallarino, Sonia Osorio y Catharina Merchante, todos del departamento de Biología Molecular y Bioquímica, también forman parte de esta investigación de la Universidad de Málaga.

Una imagen de un invernadero del nuevo edificio IHSM ubicado en la UMA.

Estudios anteriores

Investigadores del IHSM, en anteriores estudios, ya habían logrado mejorar la técnica para obtener una variedad de fresa que se conservara más en el tiempo, así como modificar el genoma a partir de técnicas biotecnológicas para retrasar su maduración.

Con este nuevo hallazgo, los científicos de la UMA ofrecen nuevas estrategias que permitirán retrasar la maduración de la fresa, aumentando la vida de los frutos y la calidad de los mismos.

Referencia bibliográfica:

Martín-Pizarro, C., Vallarino, J.G., Osorio, S., Meco, V., Urrutia, M., Pillet, J., Casañal, A., Merchante, C., Amaya, I., Willmitzer, L., Fernie, A.R., Giovannoni, J.J., Botella, M.A., Valpuesta, V. y Posé, D. (2021). The NAC transcription factor FaRIF controls fruit ripening in strawberry. The Plant Cell. http://DOI 0.1093/plcell/koab070


Últimas publicaciones

Huelva | 13 May 2021
Bioconstrucciones en el laboratorio natural del entorno del río Tinto, un ‘espejo’ de futuras exploraciones en Marte

Desde hace décadas, la cuenca minera de Huelva es una maqueta terrestre a escala real de posibles hallazgos de vida en el planeta rojo. Un ejemplo es el estudio de investigadores de la Universidad de Huelva, que han caracterizado estas bioestructuras ricas en hierro en el río Tintillo, afluente del Odiel, una de las pocas zonas del planeta donde se pueden localizar dispuestas en forma escalonada. Su aplicación en la astrobiología sirve para obtener escenarios potencialmente comunes que ayuden en la descripción y estudio de nuevos descubrimientos en otros planetas.

Sevilla | 12 May 2021
Arranca el proyecto SAFE de ciencia ciudadana para evaluar la mortalidad de fauna por atropellos en España

Este proyecto, en el que la Estación Biológica de Doñana realiza la parte científica, tiene como objetivo cuantificar el número de animales atropellados cada año, evaluar qué especies se ven más afectadas y conocer qué factores influyen en esta problemática. Las personas voluntarias elegirán un itinerario y lo recorrerán en bicicleta, a pie o en coche al menos una vez al mes durante un año, anotando todos los animales atropellados mediante aplicaciones para dispositivos móviles o bien de forma manual.

Sevilla | 12 May 2021
¿Por qué se contagian las personas ya vacunadas contra el SARS-Cov-2?

Guillermo López Lluch, catedrático del área de Biología Celular de la Universidad Pablo de Olavide, aborda en este artículo por qué es imprescindible que se alcance la inmunidad de grupo para disminuir la expansión del virus y los contagios. Recuerda además que la vacunación, al igual que el contagio, inmuniza a la persona afectada, que, generalmente, no sufrirá síntomas o éstos serán leves en futuras reinfecciones. Pero eso no significa que el virus desaparezca. Incluso puede volver a contagiar.