El diagnóstico y tratamiento de la alergia al polen, cada más específicos

El estudio está liderado por la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y cuenta con la participación del grupo de Inmunología y alergias del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica (IMIBIC) y la Fundación Jiménez Díaz. Al haber identificado el catálogo completo de alérgenos del polen de olivo permitirá determinar específicamente a qué alérgenos están sensibilizados los pacientes y mejorar así su diagnóstico y tratamiento.


Córdoba |
30 de septiembre de 2019

La identificación de doscientas proteínas alergénicas de las casi dos mil del polen del olivo que conforman su proteoma permitirá mejorar el diagnóstico de esta alergia tan común y arrojar nuevas pistas sobre la biología básica de este árbol, según una investigación liderada por la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y en la que participan el grupo de Inmunología y alergias del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica (IMIBIC) y la Fundación Jiménez Díaz.

Personal investigador del IMIBIC realiza pruebas en el laboratorio.

El olivo cultivado (Olea europaea variante europaea) es fundamental para el consumo de aceite de oliva y aceitunas por la población de los países mediterráneos. Además, la promoción de la dieta mediterránea ha hecho que el cultivo del olivo se extienda a muchos otros países, como Estados Unidos, China o Australia.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores tuvieron acceso a una tecnología de alto rendimiento conocida como espectrometría de masas acoplada a cromatografía líquida a través de la Unidad de Proteómica y Genómica del Centro de Investigaciones Biológicas del CSIC. Con esta técnica, los científicos han conseguido identificar casi dos mil proteínas diferentes, la mayoría implicadas en procesos metabólicos que ocurren durante la polinización.

“Se trata de una técnica compleja y altamente sensible en la que las proteínas se escinden primero en partes más pequeñas llamadas péptidos, para luego identificar su secuencia de aminoácidos comparando con una base de datos, que en este caso fue el genoma del acebuche’’, señala Rodrigo Barderas, científico titular del Instituto de Salud Carlos III.

Por su parte, Mayte Villalba, catedrática de Bioquímica y Biología Molecular de la UCM, explica que cuando se liberan elevados niveles de polen al ambiente y entran en contacto con el sistema inmunitario de personas con predisposición a sufrir alergia, este deja de reconocer determinadas proteínas del polen como inocuas, desarrollando entonces frente a algunas de ellas una reacción alérgica con sus consiguientes síntomas.

Para finalizar el estudio, los científicos utilizaron suero de pacientes alérgicos al polen de olivo para confirmar la importancia clínica de alguno de los nuevos potenciales alérgenos identificados. Así, encontraron que un 15 % de los pacientes analizados, en su mayoría niños con síntomas respiratorios graves, estaban sensibilizados frente a una proteína que pertenece al grupo de alérgenos de las ciclofilinas y al que se ha denominado como Ole e 15 siguiendo la nomenclatura oficial de alérgenos.

El estudio, que cuenta con la participación de dos hospitales que participan en la Red temática de investigación cooperativa en salud Aradyal, el Reina Sofía de Córdoba y la Fundación Jiménez Díaz, concluye que el haber identificado el catálogo completo de alérgenos del polen de olivo permitirá determinar específicamente a qué alérgenos están sensibilizados los pacientes y mejorar así su diagnóstico y tratamiento.


Últimas publicaciones

Granada | 15 Nov 2019
La Fundación Descubre suma Granada a Vigilantes del Aire, un nuevo proyecto de ciencia ciudadana para medir la calidad del aire en España con el uso de fresas

La iniciativa, que se desarrolla de forma paralela en otras cinco ciudades españolas, ha repartido 500 plantas de fresales a colectivos ciudadanos para que sirvan como estaciones de monitorización de la contaminación ambiental.

Málaga | 15 Nov 2019
Brain-Gamer: diferencias y similitudes en el cerebro de jugadores profesionales y jóvenes que no juegan a videojuegos competitivos

La Universidad de Málaga, a través de la Cátedra Estratégica de eSports, y la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) ponen en marcha el proyecto Brain-Gamer , donde usarán la resonancia magnética funcional. Esta tecnología permite visualizar la actividad cerebral que se produce ante estímulos visuales concretos y ofrecerá una valiosa información acerca de las diferencias o similitudes entre gamers y jóvenes que no juegan videojuegos para competir.

Sevilla | 14 Nov 2019
Muchas especies de plantas invasoras se ‘cuelan’ en nuestro hábitat a través de los viveros españoles

Ocho especies prohibidas y veintidós especies invasoras sin regular se suman a cuarenta y seis especies potencialmente invasoras que se comercializan en los viveros de España. Las especies invasoras son un problema creciente que, junto con el cambio climático, la contaminación y otros grandes impactos, está peligrosamente enmarcado en lo que conocemos con el nombre de cambio global.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando la navegación aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar