Nuevas tecnologías para la detección de almendras amargas en tiempo real

Un trabajo de investigación de la Universidad de Córdoba incorpora la tecnología NIRS en el análisis de almendras para cuantificar a escala industrial los niveles de amigdalina, el compuesto responsable del sabor amargo del fruto. Técnicamente, los sensores NIRS emplean un haz de luz que, al interactuar con material biológico, devuelve una señal única (espectro) de cada muestra de producto, es decir, una huella digital inequívoca que proporciona información y permite definir la muestra.


Córdoba |
26 de enero de 2021

Quien más quien menos ha vivido la experiencia de masticar una almendra y experimentar un desagradable e inesperado regusto amargo que nada tiene que ver con el sabor al que acostumbra uno de los frutos secos más consumidos del mundo. La responsable tiene un nombre: amigdalina, un diglucósido que, en contacto con enzimas presentes en la saliva, se descompone en glucosa, benzaldehído (responsable del sabor amargo) y ácido cianhídrico.

En este estudio aplican tecnología NIRS para identificar almendras amargas.

Para reducir esta ‘sorpresa’ desagradable, los grupos de investigación de Ingeniería de Sistemas Agroganaderos (AGR-128) y de Tecnología de los Alimentos(AGR-193) de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y de Montes de la Universidad de Córdoba, con la colaboración del Centro Alameda del Obispo del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía(IFAPA), han desarrollado un método capaz de predecir los niveles de la citada amigdalina presentes en los frutos analizados con y sin cáscara, y de clasificar correctamente almendras dulces y amargas a escala industrial, algo que hasta la fecha sólo se había conseguido en frutos descascarados, en granos individuales o molidos.

El nuevo sistema emplea equipos portátiles basados en tecnología NIRS -Espectroscopía de Infrarrojo Cercano-capaces de analizar in situ grandes cantidades de producto en tiempo en tiempo real, sin necesidad de pasar por el laboratorio. Se trata de una aplicación tecnológica “de gran interés para el sector agroalimentario”, explica la catedrática Dolores Pérez Marín, pues si bien el amargor de la almendra en la naturaleza puede servir para evitar que los depredadores ingieran las semillas de determinadas variedades, a escala industrial no ofrece ventajas y sí muchos inconvenientes: un sabor poco agradable, depreciación del producto y potenciales problemas de seguridad alimentaria si el fruto amargo se consume a gran escala.

Almendras. Imagen: Pixabay.

Técnicamente, los sensores NIRS emplean un haz de luz que, al interactuar con material biológico, devuelve una señal única (espectro) de cada muestra de producto, es decir, una huella digital inequívoca que proporciona información y permite definir la muestra. En este caso, tal y como explica el doctorando y primer autor de la investigación, Miguel Vega Castellote, los equipos portátiles, “cuya señal unida a los valores de referencia permite desarrollar modelos de predicción”, son capaces de analizar diferentes parámetros “escaneando” el producto de forma rápida y no invasiva, es decir, sin alterarlo.

Fraude alimentario

El empleo de la tecnología NIRS, en la que el equipo de investigación posee una dilatada experiencia con distintos productos agroalimentarios, es especialmente útil en la detección temprana de posibles fraudes y en la autentificación de alimentos. Por ello, el equipo ha puesto en marcha otra investigación orientada a detectar lotes de almendras dulces adulterados con almendras amargas y en el que se ha conseguido identificar casi el 90% de las partidas fraudulentas. El sistema probado en este trabajo, explica la catedrática María Teresa Sánchez Pineda de las Infantas, otra de las autoras de la investigación “puede implementarse en toda la cadena de valor, incluyendo la recepción, procesado y expedición de producto, y establecerse como un método de alerta temprana anti fraude rápido y rentable”.

Referencias:

MiguelVega-Castellote, Dolores Pérez-Marín, Irina Torres, José-Manuel Moreno-Rojas, María Teresa Sánchez. Exploring the potential of NIRS technology for the in situ prediction of amygdalin content and classification by bitterness of in-shell and shelled intact almonds. Journal of Food Engineering Volume 294, April 2021, 110406. https://doi.org/10.1016/j.jfoodeng.2020.110406


Últimas publicaciones

Huelva | 13 May 2021
Bioconstrucciones en el laboratorio natural del entorno del río Tinto, un ‘espejo’ de futuras exploraciones en Marte

Desde hace décadas, la cuenca minera de Huelva es una maqueta terrestre a escala real de posibles hallazgos de vida en el planeta rojo. Un ejemplo es el estudio de investigadores de la Universidad de Huelva, que han caracterizado estas bioestructuras ricas en hierro en el río Tintillo, afluente del Odiel, una de las pocas zonas del planeta donde se pueden localizar dispuestas en forma escalonada. Su aplicación en la astrobiología sirve para obtener escenarios potencialmente comunes que ayuden en la descripción y estudio de nuevos descubrimientos en otros planetas.

España | 13 May 2021
Mascarillas en las playas y en el campo: motivos para imponer (o no) su uso

¿Es bueno llevar la mascarilla en todos los lugares y en todos los momentos? Dos expertos en enfermería de urgencias y laboral afirman que no hay una respuesta universal y ante ello, será bueno si es necesario llevarla, y será malo –o incluso contraproducente– cuando resulte innecesario su uso. Es necesaria para todos los paseos, para la realización de ejercicio y cualquier actividad excepto para las incompatibles con su uso, como bañarse o comer. En definitiva, no podemos quitárnosla para mojarnos los pies en la orilla.

España | 13 May 2021
¿Funcionan las vacunas con las variantes del SARS-CoV-2?

Los pacientes infectados por SARS-Cov-2 parecen estar protegidos durante un mínimo de ocho meses frente a una nueva infección. Sin embargo, tanto en Brasil como en Sudáfrica se ha descrito una protección inferior. Esto está probablemente ligado a la aparición de variantes virales con alta prevalencia en esos países (P1 y B.1.351, respectivamente). Según el catedrático en inmunología de la Universidad de Murcia Pedro Aparicio Alonso, las dos variantes mencionadas forman parte de las denominadas VOC, variantes de preocupación, con mutaciones en regiones de la proteína de la envoltura viral conocida como “espícula” y pueden dejar de ser reconocidas por anticuerpos neutralizantes generados tras la administración de vacunas o durante una infección previa.