Analizan la atención a la diversidad en las universidades públicas españolas

Un estudio de la Universidad de Córdoba sobre las agendas de diversidad de las instituciones universitarias subraya las distintas concepciones sobre el significado de diversidad por parte de sus líderes y el amplio camino que aún queda por recorrer en materia de inclusión.


Córdoba |
08 de febrero de 2021

Hablar de diversidad es hablar de políticas que garanticen la equidad y que favorezcan la participación de grupos tradicionalmente no presentes en la enseñanza superior. A pesar del consenso que pueda despertar esta afirmación, lo cierto es que el término diversidad puede concebirse de distintas formas a nivel teórico y también por quienes ejercen el liderazgo en las universidades públicas españolas, lo que repercute en la definición de sus agendas: su alcance, motivación para desarrollarlas, postura que revelan frente a la institución y propuestas que desprenden. De esta pluralidad discursiva por parte de sus líderes se definen 3 orientaciones distintas en sus agendas: desde la naturalización, desde la diferencia y desde la desigualdad.

El trabajo pone sobre la mesa las distintas concepciones sobre el término y el amplio camino que aún queda por andar en materia de inclusión.

Esta es una de las principales conclusiones a la que ha llegado un estudio realizado por la Universidad de Córdoba (UCO), en el que se analizan las agendas de diversidad y el discurso de más de una treintena de personas con puestos de responsabilidad en la estructura de gobierno de las instituciones universitarias.

El trabajo, realizado por integrantes del grupo ‘Educación, Diversidad, y Sociedad’ del Departamento de Educación de la UCO en el marco del proyecto de investigación IncIUni (EDU2017-8286-R), pone sobre la mesa las distintas concepciones sobre el término y el amplio camino que aún queda por andar en materia de inclusión, un recorrido “aún en fase inicial” en palabras de una de las tres autoras del trabajo, María García-Cano Torrico, y es que, según el propio título de la investigación, publicado en la revista académica The Social Science Journal, “aún somos nuevos en esto”.

Si bien se han producido avances a lo largo de las últimas décadas, las universidades españolas aún tienen algunas tareas pendientes para poder garantizar la inclusión en la educación superior. Según informes recientes de que los que se hace eco la propia investigación, la probabilidad de graduarse en España después de los 25 años es menor que en otros países de la U.E. Por otro lado, aquellas personas con padres o madres que no poseen títulos universitarios y tienen bajos ingresos tienen menos probabilidades de completar una educación superior. Además, se estima que la asistencia a las universidades españolas de estudiantes con discapacidad es baja en relación a la población en general.

Servicios específicos: imprescindibles pero insuficientes

La creación de servicios específicos de atención a la diversidad supone un claro síntoma del avance y de la preocupación de las universidades al respecto, pero, el impulso de servicios destinados a este fin puede dar una sensación de que “el problema ya está resuelto y proyectar una falsa imagen”. Tal y como señalan las autoras García-Cano, Jiménez-Millán e Hinojosa-Pareja , “la mera existencia de estos servicios, que son imprescindibles, no significa que se atienda la diversidad de un modo inclusivo”. La atención “debería ser transversal y trabajada por todos los servicios de manera coordinada”, destacan las investigadoras.

Por otro lado, según los propios resultados de la investigación, el principal destinatario de las políticas de diversidad es la comunidad estudiantil. Sin embargo, el debate y el discurso de las personas entrevistadas referencian en menor medida al personal investigador y de administración, una parte importante de la universidad a la que también deben interpelar las políticas de inclusión.

“Reconocer el concepto de diversidad vinculado a la desigualdad, crear una cultura inclusiva y diseñar estructuras más acordes a las necesidades de los grupos sub representados” son los principales retos a los que se enfrentan las universidades en este sentido, según concluyen las autorasde la investigación, un camino que no estará libre •”de obstáculos y dificultades” y que deberá cimentarse sobre “el diálogo con todas las partes implicadas”.

Referencias bibiográficas:

María García-Cano Torrico,Azahara Jiménez-Millán, Eva F. Hinojosa-Pareja. We’re new to this. Diversity agendas in public Spanish universities according to their leaders. https://doi.org/10.1080/03623319.2020.1859818
Grupo de investigación “Educación, Diversidad y Sociedad” (Ref. SEJ-477).


Últimas publicaciones

Huelva | 13 May 2021
Bioconstrucciones en el laboratorio natural del entorno del río Tinto, un ‘espejo’ de futuras exploraciones en Marte

Desde hace décadas, la cuenca minera de Huelva es una maqueta terrestre a escala real de posibles hallazgos de vida en el planeta rojo. Un ejemplo es el estudio de investigadores de la Universidad de Huelva, que han caracterizado estas bioestructuras ricas en hierro en el río Tintillo, afluente del Odiel, una de las pocas zonas del planeta donde se pueden localizar dispuestas en forma escalonada. Su aplicación en la astrobiología sirve para obtener escenarios potencialmente comunes que ayuden en la descripción y estudio de nuevos descubrimientos en otros planetas.

España | 13 May 2021
Mascarillas en las playas y en el campo: motivos para imponer (o no) su uso

¿Es bueno llevar la mascarilla en todos los lugares y en todos los momentos? Dos expertos en enfermería de urgencias y laboral afirman que no hay una respuesta universal y ante ello, será bueno si es necesario llevarla, y será malo –o incluso contraproducente– cuando resulte innecesario su uso. Es necesaria para todos los paseos, para la realización de ejercicio y cualquier actividad excepto para las incompatibles con su uso, como bañarse o comer. En definitiva, no podemos quitárnosla para mojarnos los pies en la orilla.

España | 13 May 2021
¿Funcionan las vacunas con las variantes del SARS-CoV-2?

Los pacientes infectados por SARS-Cov-2 parecen estar protegidos durante un mínimo de ocho meses frente a una nueva infección. Sin embargo, tanto en Brasil como en Sudáfrica se ha descrito una protección inferior. Esto está probablemente ligado a la aparición de variantes virales con alta prevalencia en esos países (P1 y B.1.351, respectivamente). Según el catedrático en inmunología de la Universidad de Murcia Pedro Aparicio Alonso, las dos variantes mencionadas forman parte de las denominadas VOC, variantes de preocupación, con mutaciones en regiones de la proteína de la envoltura viral conocida como “espícula” y pueden dejar de ser reconocidas por anticuerpos neutralizantes generados tras la administración de vacunas o durante una infección previa.