Agujeros negros de todas las formas y tamaños en un nuevo catálogo de ondas gravitacionales

La colaboración LIGO-Virgo-KAGRA, en la que participa la Universidad de las Islas Baleare (UIB), ha detectado 35 nuevos eventos de ondas gravitacionales: 32 probablemente por fusiones de agujeros negros, dos por colisión entre estrellas de neutrones y agujeros negros, y finalmente uno más raro que intriga a los científicos.

agujeros negros , astronomía , estrellas de neutrones

Fuente: Agencia SINC


Internacional, Islas Baleares |
09 de noviembre de 2021

Tabla que muestra las detecciones de ondas gravitacionales desde 2015, y su tipología. Los números superiores indican las masas de los objetos en el momento previo a la fusión, y el inferior la masa del objeto resultante tras la fusión. / Carl Knox/OzGrav

La colaboración LIGO-Virgo-KAGRA acaba de publicar el mayor catálogo de colisiones entre agujeros negros y estrellas de neutrones.

Estos eventos fueron detectados gracias a que generaron ondas gravitacionales —ondulaciones en el espacio-tiempo—  por un equipo mundial de científicos que utilizan la red internacional de observatorios de ondas gravitacionales y entre los que se encuentran los miembros del grupo de investigación GRAVITY de la Universidad de las Illes Balear (UIB).

En un artículo publicado en el servidor gratuito de preimpresiones arXiv.org, las colaboraciones describen otros 35 eventos de ondas gravitacionales desde la última actualización del catálogo en octubre de 2020, lo que eleva a 90 el número total de eventos observados desde que comenzaron las observaciones de ondas gravitacionales.

El grupo de la UIB ha participado en la Colaboración Científica LIGO desde su fundación, y ha contribuido directamente al análisis de varias de estas últimas detecciones utilizando recursos de supercomputación españoles.

Un esfuerzo internacional

El catálogo actualiza la lista de todos los eventos de ondas gravitacionales observados hasta la fecha con eventos observados entre noviembre de 2019 y marzo de 2020, utilizando tres detectores internacionales: los dos detectores del Observatorio Avanzado de Ondas Gravitacionales por Interferometría Láser (LIGO), en Estados Unidos, y el detector avanzado Virgo, en Italia.

Los datos de estos tres detectores han sido cuidadosamente analizados por un equipo internacional de científicos de la Colaboración Científica LIGO, la Colaboración Virgo y la Colaboración KAGRA.

De los 35 eventos detectados, 32 eran probablemente fusiones de agujeros negros, es decir, dos agujeros negros que giran uno alrededor del otro y finalmente se unen, un evento que emite una ráfaga de ondas gravitacionales. Los agujeros negros son de distintos tamaños, y el más masivo tiene una masa 90 veces superior a la de nuestro Sol.

Varios de los agujeros negros resultantes de estas fusiones superan las 100 veces la masa del Sol y se clasifican como agujeros negros de masa intermedia.

Este tipo de agujero negro ha sido teorizado durante mucho tiempo por los astrofísicos, y estas últimas observaciones de LIGO-Virgo-KAGRA confirman que esta nueva clase de agujeros negros es más común en el universo de lo que se pensaba.

Dos de los 35 eventos detectados podrían ser estrellas de neutrones y agujeros negros que se fusionan, un evento mucho más raro, y que solo se descubrió en la última serie de observaciones de LIGO y Virgo.

Detección de eventos singulares

De estas raras fusiones de estrellas de neutrones y agujeros negros, un evento parece mostrar un agujero negro masivo —unas 33 veces la masa del Sol— con una estrella de neutrones de muy baja masa —unas 1.17 veces la masa del Sol—.

Se trata de una de las estrellas de neutrones de menor masa jamás detectadas, ya sea mediante ondas gravitacionales o mediante observaciones electromagnéticas.

Uno de los eventos de ondas gravitacionales del catálogo procedía de la fusión de dos objetos, uno de los cuales era casi con toda seguridad un agujero negro —con una masa de unas 24 veces la del Sol—, pero el otro era un agujero negro muy ligero o una estrella de neutrones muy pesada de unas 2.8 veces la masa del Sol.

Los científicos han deducido que lo más probable es que se trate de un agujero negro, pero no pueden aseverarlo con seguridad.

Un evento ambiguo similar fue descubierto por LIGO y Virgo en agosto de 2019. La masa del objeto más ligero es desconcertante, ya que los científicos esperan que lo más masiva que puede ser una estrella de neutrones antes de colapsar para formar un agujero negro es alrededor de 2.5 veces la masa del Sol.

Sin embargo, no se había descubierto ningún agujero negro con observaciones electromagnéticas con masas inferiores a unas cinco masas solares.

Esto llevó a los científicos a teorizar que las estrellas no colapsan para formar agujeros negros en este rango, pero las nuevas observaciones de ondas gravitacionales indican que estas teorías deberían ser revisadas.

Brazo norte del interferómetro LIGO, en la reserva Hanford. / Dominio público

Grandes progresos desde la primera detección

Las ondas gravitacionales fueron predichas por primera vez por Albert Einstein, a partir de su Teoría de la Relatividad General, en 1916. Como las ondas gravitacionales que llegan a la Tierra son tan minúsculas, se necesitaron muchas décadas de trabajo para construir instrumentos lo suficientemente sensibles como para medirlas.

Desde la primera detección de ondas gravitacionales en 2015, el número de detecciones ha aumentado a un ritmo vertiginoso, y en cuestión de pocos años, los científicos especializados en ondas gravitacionales han pasado de observar estas vibraciones en el tejido del universo por primera vez, a observar ahora muchos eventos cada mes, e incluso múltiples en el mismo día.

Los detectores funcionan utilizando láseres de alta potencia para medir cuidadosamente el tiempo que tarda la luz en viajar entre los espejos a lo largo de dos brazos perpendiculares.

En el tercer ciclo de observación, los detectores de ondas gravitacionales alcanzaron el mejor rendimiento de su historia, gracias a un programa de actualizaciones y mantenimiento constantes que han aumentado su sensibilidad.

Una precisión sin precedentes

La identificación de señales en los datos del detector requiere un análisis cuidadoso para distinguir las ondas gravitacionales reales del ruido.

A medida que aumenta la tasa de detecciones de ondas gravitacionales, los científicos también han mejorado sus técnicas para filtrar la información astrofísica de los datos registrados por los detectores.

El creciente catálogo de observaciones permite a los astrofísicos estudiar las propiedades de los agujeros negros y las estrellas de neutrones con una precisión sin precedentes.

Según David Keitel, investigador distinguido Beatriz Galindo y miembro del grupo GRAVITY de la UIB: “Ahora que estamos detectando docenas de estos eventos, podemos aprender mucho más sobre el Universo que a partir de detecciones individuales: medir la velocidad a la que se está expandiendo, estudiar las poblaciones de agujeros negros y estrellas de neutrones que hay y poner a prueba la Relatividad General de Einstein”.

Enlaces de interés

La primera luz de una fuente de ondas gravitacionales


Últimas publicaciones

Sevilla | 29 Sep 2022
¿Cómo se detecta el oxígeno de la sangre?

El trabajo desarrollado en el Instituto de Biomedicina de Sevilla demuestra la importancia de la mitocondria en la supervivencia de los seres vivos a situaciones que cursan con falta de oxígeno en sangre. La hipoxia (déficit de oxígeno), además de presentarse en zonas de gran altitud, es un factor crítico vinculado a diversas patologías cardiorrespiratorias de alta morbilidad y mortalidad en humanos. 

Sevilla | 29 Sep 2022
Los efectos de la sequía en la supervivencia del milano real

Un equipo científico de la Estación Biológica de Doñana – CSIC ha examinado el efecto de la sequía en el momento de nacer y la sequía actual sobre las tasas de supervivencia y reproducción, así como sobre el comportamiento, de la población de milano real del Parque Nacional de Doñana. El objetivo ha sido analizar el impacto de los extremos climáticos, no solo los que suceden en la actualidad, sino los experimentados en el pasado en las poblaciones animales.

Córdoba | 29 Sep 2022
Los árboles alrededor de los olivares potencian la presencia de la polilla del olivo

Un estudio de la Unidad de Entomología Agrícola de la Universidad de Córdoba identifica 20 especies de crisópidos en el agroecosistema del olivar. Uno de los agentes de control biológico más destacados de la polilla del olivo ('Prays oleae'). Este trabajo El estudio permite poner en valor tanto el uso de este agente de control en el olivar de forma natural, potenciando las poblaciones que ya existen, como el manejo que realizan los agricultores y las agricultoras de sus cultivos y de esos hábitat que hay alrededor.

buy metformin metformin online