Revista iDescubre

Miguel Delibes: «Hay que estar alerta ante lo imprevisto”

Autoría: Jorge Molina / Fundación Descubre.

Asesoría científica: Miguel Delibes.


31 de octubre de 2019

Miguel Delibes, director de la Estación Biológica de Doñana durante doce años y máxima autoridad mundial sobre el lince ibérico.

¿Cómo de accidentado podía ser hacer ciencia en Doñana en 1972?

No sabíamos muy bien lo que era hacer ciencia, apenas nadie en España lo sabía. José Antonio Valverde era autodidacta y además nuestro líder. Se trataba de hacer historia natural, conocer cómo funcionaban las cosas. No conocíamos las revistas internacionales, la ciencia de primer nivel nos era ajena. Tomábamos muchas notas y datos de todo porque tenía la ventaja de que nuestra ignorancia se compensaba con que nadie se había ocupado antes de nada de eso. Todo lo que hiciéramos resultaba novedoso.

Yo llegué para escribir una tesis doctoral sobre la jineta y meloncillo, pero hice mal, porque el palacio de Doñana no era el mejor sitio, entonces no existía la técnica del radio rastreo ni forma de seguir a los animales vivos, trabajamos con animales muertos, yo no veía nunca jinetas ni meloncillos. Viajaba por España para recoger material que me guardaban los taxidermistas y abría estómagos, estudiaba cráneos y pieles de la colección… era absurdo hacerlo encerrado en un sitio sin colecciones zoológicas, electricidad ni teléfono. Así que empecé por mi cuenta a recoger cacas de lince en Doñana, y en eso se basó mi tesis, nunca acabé la de jineta y meloncillo.

Y viviendo allí, donde me forzó a vivir Valverde para que hubiese algún científico que enseñar a las visitas, como en primavera criaban las rapaces, resultaba fácil subir a los nidos y recoger los restos de comida, y publiqué trabajos de dieta del milano negro, el real, el águila imperial…

La presión entonces sería menor para el científico.

Ahora mismo está todo más ordenado, vamos con objetivos concretos, y antes no había normas. La presión es ahora más grande y la regulación también. Entonces éramos pocos.

¿En Europa existía algo parecido?

Luego supimos que Valverde crea Doñana a imagen de la Tour de Valat (Francia), que es un terreno similar con marismas y delta que compró Luc Hoffman. Casi todos los biólogos de Doñana pasamos por allí tarde o temprano.

Yo he tenido la sensación de que era muy pionera la idea de hacer conservación basada en la ciencia. Se ha desarrollado en líneas generales después. Que la reserva esté bajo la decisión del centro de investigación es un acierto de Valverde, porque ha generado una especie de dialogo.

¿Los científicos de hoy tienen más talento o más medios?

Sin duda ninguna los actuales científicos de España están al nivel de cualquiera de los del mundo, y son mucho mejores de lo que fuimos nosotros. En España no había ciencia, empezaba, y Valverde insistía más en crear cabezas de ratón que colas de león. Era un director de tesis atípico, del todo distinto a los de ahora, porque nos enseñaba muy poco; charlaba, no nos daba información. Te exigía que tú lo aprendieras todo, que te hicieras líder. Eso ha provocado que yo no tenga ni un solo artículo firmado a medias con Valverde, y lo he lamentado mucho, me haría ilusión. Cualquier doctorando hoy publica varios artículos que firma también su director de tesis. Pero a él no le parecía razonable aparecer en un trabajo mío, porque nos enseñaba a competir incluso contra él. El decía a veces, cuando le preguntábamos algo: no te lo digo porque entonces sabes tanto como yo.

La Ciencia a secas parece que no explica hoy la necesidad de Doñana a muchos ciudadanos.

Hay que enfocarlo globalmente. La ciencia que hagamos en Doñana es parte de la ciencia global, y todos los movimientos sociales hacia la naturaleza, las Greta Thunberg, todo eso, está apoyado en esa ciencia. Doñana es un ladrillo de esa construcción que ha hecho que la gente piense en la necesidad de conservar. La ciencia muestra que no se trata sólo de conservar por romanticismo, porque la naturaleza es bonita… Hay que conservar porque es un condicionante de nuestro futuro. En ese sentido la gente, aunque no sea consciente de que es la ciencia la que se lo ha enseñado, es deudora de la investigación. Es curioso que, a menudo, cuando la ciencia llega a una conclusión se adopta por la sociedad, al punto de que pocos años después se dice ‘eso lo sabe todo el mundo’. Me ha pasado con el lince, ahora todo el mundo parece saber desde siempre justo las cosas que yo he investigado y averiguado.

Imagen de archivo de Miguel Delibes. Foto: Estación Biológica de Doñana.

¿Qué debe investigarse con urgencia?

No lo sé decir. Hay tantos problemas globales que afectan a Doñana que no sé poner el acento en uno concreto. Uno general es sin duda el efecto que está teniendo el cambio climático. Otro, el papel de las especies invasoras en Doñana. Pero realmente no tenemos mucha capacidad predictiva. La realidad suele pasar por encima de los científicos y hay que estar alerta para investigar cosas que no tenías previstas.

Pienso a menudo que hace 40 años ni se nos hubiera ocurrido que desaparecerían los conejos, que Doñana se llenaría de cangrejos, que especies que nos imaginábamos raras iban a acabar siendo medio plaga… las cosas que han ido pasando no éramos capaces ni de imaginarlas.

Cómo pensar que la caza iba a decaer en Europa cono actividad de placer, que la gente cazaría menos y los gansos aumentarían. Yo he publicado que fuera de Doñana no podían vivir los linces, y no calculé que era más fácil cambiar a la gente que cambiar a los linces.

Es verdad que Doñana está cambiando, como es inevitable en la naturaleza, pero no sabemos cuánto tienen que ver actuaciones humanas directas, como extraer agua, y cuanto el cambio climático, el hecho de que llueva menos desde hace 200 años. Es un aspecto que debe ser conocido mejor.

¿Qué trabajos ahora en marcha en la EBD le parecen en especial ilusionantes?

Hay trabajos muy interesantes sobre polinizadores, que tienen mucho que ver con servicios que prestan los ecosistemas a la sociedad y que debemos conocer mejor. En los cultivos hay que meter polinizadores de forma artificial, y en Doñana tiende a haber muchos, aunque parece que declinando. O los movimientos de micro organismos que viajan con las aves, o las relaciones de grandes depredadores y humanos…


Te interesa

31 Oct 2019
El ADN de Doñana

El Parque Nacional de Doñana alcanza en este mes los 50 años de existencia, y la Estación Biológica de Doñana (EBD), los 56. Resulta evidente que se ha cumplido la Ley de creación del primer espacio protegido en Andalucía, que fija investigar en Doñana como un objetivo en sí mismo, asumiendo que conocer cómo funciona la naturaleza representa un capital, no sólo para la propia Doñana, sino para otros espacios protegidos y el conjunto de la biosfera.

31 Oct 2019
Doñana antes de Doñana

“Es un hecho demostrado por la experiencia de los siglos que todo terreno pantanoso es perjudicial para la salud (…) haciéndose extender su perniciosa influencia no solamente a los habitantes de la comarca que arrastran una vida miserable, sucumbiendo algunos de un modo casi fulminante bajo el influjo de las llamadas fiebres pútridas“. El párrafo, tomado literalmente del proyecto de desecación del Lago Almonte (lo que hoy son las marismas de Almonte e Hinojos, en la provincia de Huelva), redactado en 1866, resume a la perfección el valor que se le daba a las zonas húmedas andaluzas a finales del siglo XIX. Se llegó incluso a incentivar la destrucción de los humedales mediante disposiciones como la ley de desecación y saneamiento de lagunas, marismas y terrenos pantanosos de 1918, a cuyo amparo desaparecieron y se privatizaron infinidad de pequeñas lagunas temporales.

30 Oct 2019
Memorias de Doñana

A propósito del 25 aniversario del Parque Nacional de Doñana, y sabiendo de mi amistad con José Antonio Valverde, el diario El País me pidió una entrevista con el profesor, para que éste relatara, en primerísima persona, las peripecias que llevaron a la creación de este espacio protegido. Querían un texto alejado de consideraciones científicas y pegado, sobre todo, a la parte más costumbrista de aquella aventura. Querían saber cómo se las ingenió Tono, como cariñosamente le llamábamos los más cercanos, para organizar, en pleno franquismo, la operación diplomática que evitó la desaparición de las marismas del Guadalquivir.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando la navegación aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar