Revista iDescubre

Hacia donde avanza la ciencia


16 de septiembre de 2016

El futuro pasa por utilizar el material sintético que imita la dureza y composición mineral del hueso, para combinar esta matriz con factores de crecimiento, y añadirle células madre. “De esta forma el injerto iría lo más equipado posible para que el cuerpo lo acepte, lo integre y lo vaya convirtiendo poco a poco en hueso propio”, explica Leonor Santos.

“Ya se implantan cerámicas parecidas a los corales, así como biovidrios y en estos momentos, mi grupo ha sacado un biovidrio nuevo con un recubrimiento más parecido a la matriz biológica del hueso”, avanza la experta. El siguiente paso, asegura, será no sólo incluir un material sintético, sino células: “El objetivo es que sea prácticamente un tejido o un tejido semisintético”.


Últimas publicaciones

06 Dic 2019
¿Qué hacer con las especies invasoras?

Especies invasoras como la cotorra argentina u otras que aún no lo son formalmente como el alga asiática son ya un denominador común de prensa y espacios informativos por su incidencia en ecosistemas cada vez más amplios de Andalucía. Los científicos que desarrollan en la comunidad autónoma sus trabajos para luchar contra ellas exponen las ventajas y desventajas de cada línea de trabajo, e inciden en que, más allá de los efectos económicos que puede tener su presencia, es un afán conservacionista, no siempre bien entendido, el que guía sus investigaciones.

29 Nov 2019
Vestigia, el guardián tecnológico de la cadena de producción

Los conocimientos en ingeniería de un grupo de jóvenes dieron lugar en el verano de 2018 a Vestigia, una empresa de base tecnológica que, en Sevilla, ayuda a otras compañías a controlar la trazabilidad de sus productos desde que obtienen la materia prima hasta que llegan al consumidor. Ofrecen una solución que facilita visibilidad y control de la cadena producción en lo que denominan eficiencia 4.0 para evitar costes y riesgos, y vender más.

31 Oct 2019
El ADN de Doñana

El Parque Nacional de Doñana alcanza en este mes los 50 años de existencia, y la Estación Biológica de Doñana (EBD), los 56. Resulta evidente que se ha cumplido la Ley de creación del primer espacio protegido en Andalucía, que fija investigar en Doñana como un objetivo en sí mismo, asumiendo que conocer cómo funciona la naturaleza representa un capital, no sólo para la propia Doñana, sino para otros espacios protegidos y el conjunto de la biosfera.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando la navegación aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar