‘iDescubre’ noviembre-diciembre 2017

La propia existencia de esta revista está vinculada a internet: iDescubre es una publicación online de las muchas que, dedicadas a la divulgación científica, coexisten en una red a la que ya tienen acceso más de 4.000 millones de personas en todo el planeta. La socialización de la ciencia dejó hace tiempo de tener sentido fuera de este vasto universo virtual, pero es que ni siquiera el hecho científico, la generación de conocimientos (como paso previo a su propia difusión), se puede concebir ya sin recurrir a las infinitas posibilidades que brinda esta poderosísima herramienta.

Lástima que, como ocurre en cualquier otra actividad humana, la que se desarrolla en internet también tiene un lado oscuro, usos ilícitos que nos obligan a multiplicar los esfuerzos en ciberseguridad, e, incluso, rincones ocultos (deep web) en donde, aunque no necesariamente la intención sea malévola, se almacenan contenidos, o se generan relaciones, a los que no se puede acceder mediante los métodos comunes como son los buscadores de uso popular.

Estas anomalías no sólo generan una lógica inquietud entre los usuarios sino que, incluso, sirven de coartada a algunos gobiernos y corporaciones para reclamar un más que discutible control sobre la red, control que, muy posiblemente, no resolvería el problema de fondo y sí que acabaría con algunas de las virtudes de internet.

La ciencia también está presente en la resolución de este dilema, que tiene profundas derivadas políticas, sociales y económicas, analizando estas disfunciones, desarrollando herramientas para prevenirlas o combatir sus peores consecuencias y, en definitiva, aportando una mirada pragmática y rigurosa a una herramienta que se ha convertido en trascendental para su propio funcionamiento, el de la ciencia. De alguna manera podríamos decir que se trata, en definitiva, de una cuestión de supervivencia.